Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 28 de julio de 2011

La verdad de 10 fotos tomadas en el momento exacto

Almuerzo en la construcción de un rascacielos
Aunque para muchos esta fotografía parece ser un fotomontaje, la realidad es que no es así. Esta foto fue tomada en el piso 69 del edificio RCA (actualmente el edificio GE), el 29 de septiembre de 1932, por Charles Ebbets. La foto muestra a once trabajadores que tienen un descanso para comer. La mayoría de los hombres han sido identificados por los miembros de la familia.

Ese mismo día, Ebbets tomó una foto con los mismos hombres que tituló "Hombres dormidos en una viga". El dato curioso es que el crédito de la fotografía estuvo como "desconocido" durante muchos años. Los derechos de autor de la fotografía no fueron otorgados a Charles Ebbets hasta el año 2003, después de meses de trabajo que realizó una empresa de investigación privada.




We can do it
J. Howard Miller es el autor de este cartel. En 1941, la obra de Miller llamó la atención de Westinghouse y fue contratado para crear una serie de carteles para patrocinar la empresa War Production Coordinating Committee. Este póster que se le conoce normalmente con el nombre de Rosie the Riveter, al momento de su lanzamiento no se le encontraba relación alguna con la imagen.

Fue un año después cuando se lanzó una canción patriótica popular llamada "Rosie the Riveter", cuando el público entendió el mensaje. El cartel se convirtió en un símbolo para las mujeres que producían material de guerra y tomaron puestos de trabajo que sustituía a hombres del ejército.

Fue Geraldine Doyle, trabajadora de una fabrica, la modelo del cartel, pero el dato curioso es que ella no lo supo hasta 1984, que se encontró con la entonces revista Modern Maturity la cual publicaba un artículo que relacionaba una foto de ella con el póster.




Farrah Fawcett
Cuando se tomó esta foto Farrah Fawcett era aún una actriz desconocida; aún no había firmado para ser parte de la exitosa serie "Los Ángeles de Charlie", pero tenía algo de trabajo haciendo anuncios. Sus agentes querían una foto en bikini y contrataron al fotógrafo independiente Bruce McBroom, quien había trabajado con ella anteriormente.

Fawcett se arregló el pelo y se maquilló ella misma, mientras una tela parecida a un sarape, cubría el asiento de un coche para itulizarse como fondo. Probaron varios trajes hasta que el color rojo de una sola pieza cubría una vieja cicatriz de la infancia de Fawcett.
El cartel de 1976 rompió récords con más de 12 millones de copias vendidas. El dato curioso es que en lo que hubiera sido el 64 cumpleaños de la actriz, su familia donó varios artículos para el Smithsonian's National Museum incluyendo el traje de baño rojo que usó en el póster.



Lord Kitchener te quiere
Este famoso cartel de reclutamiento representa al Secretario de Estado para la Guerra, Lord Kitchener. Apareció por primera vez el 5 de septiembre de 1914, en la portada del London Opinion. Durante ese mes, el país tuvo su mayor número de voluntarios. La Comisión Parlamentaria de Reclutamiento obtuvo más tarde el permiso para utilizar el diseño en un formato de póster.

Kitchener organizó el ejército de voluntarios más grande que el Reino Unido jamás haya visto para luchar contra Alemania en el frente occidental. En 1916, Lord Kitchener murió cuando el buque de guerra que lo llevaba a las negociaciones en Rusia fue hundido por una mina alemana. El dato curioso es que dicho cartel se convirtió en inspiración para el legendario Tío Sam y su cartel "I Want You for the US Army" que EE.UU. utilizó.




La chica del Tennis
La fotografía de este cartel fue tomada por Martin Elliot en 1976. Cuando el cartel se puso a la venta, se vendieron más de dos millones de copias, donde probablemente la mayoría de los compradores eran adolescentes. La foto muestra a Fiona Butler, una estudiante de arte de 18 años, cuyo novio era precisamente Elliot en ese momento. La foto se sitúa en las canchas de tennis de la Universidad de Birmingham.

Fiona no jugaba el tennis con regularidad, por lo que tuvo que pedir ropa prestada (los zapatos eran de su padre) y utilizar las pelotas de tennis de su perro. Elliot la convenció de tomarle una foto de espaldas enseñando sus glúteos al levantar su vestido.

Posteriormente, vendió los derechos de imagen a la empresa Athena pero conservó los derechos de autor, lo que le ha dado una ganancia estimada en unos 250.000 euros en regalías.

El dato curioso es que después de más de treinta años negándose a volver a posar, Fiona decidió promover una exposición sobre el tenis de hierba como un sujeto en el arte que se celebró en Birmingham's Barber Institute of Fine Arts. Fiona es ahora una madre de 52 años y no ha recibido un sólo centavo por la foto. Elliot murió a los 63 años.





Albert Einstein
Esta famosa y popular foto del cartel de Albert Einstein fue tomada el 14 de marzo de 1951 por el fotografo de la UPI, Arthur Sasse. Después de un evento en Princeton en honor a Einstein en su 72 cumpleaños, Sasse y otros fotógrafos trataban de convencer al científico de sonreír para la cámara. Cansado de sonreír todo el día por el evento, se dice que gritó: "¡Ya basta! ¡Es suficiente!" Cuando estas palabras no calmaron a los fotógrafos, la reacción del científico fue aún mejor.

El dato curioso es que a Einstein le gustó tanto la foto que recortó la imagen de modo que se mostrara solo su rostro. Luego hizo varias copias y envió la imagen en tarjetas de presentación a sus amigos. En la imagen original lo acompañan el Dr. Frank Aydelotte, el ex director del Instituto de Estudios Avanzados y su esposa.




Chica americana en Italia
Esta imagen es reconocida por aparecer en varias pizzerías alrededor del mundo. Fue tomada por la fotógrafa estadounidense Ruth Orkin en 1951. Orkin se fue a Israel en una misión fotográfica para la revista LIFE y de allí se dirigió a Florencia, conociendo al artista y compatriota Jinx Allen (ahora conocido como Ninalee Craig).

Las dos hablaron sobre sus experiencias compartidas al viajar solas como jóvenes solteras. Esto inspiro a Orkin a realizar una serie de fotografías titulada "No tengas miedo a viajar solo".

Orkin fotografió a Allen en los mercados de compras, cruzando la calle, sobre un vehículo y coqueteando en un café. Al notar las miradas lascivas de los hombres cuando caminaba por la plaza de la ciudad, le pidió que caminara por ahí de nuevo. Ruth Orkin murió de cáncer en 1985 a la edad de 63 años.

El dato curioso es que la mujer de la foto, Ninalee Craig, declara "Me cubrí bien con mi chal, era mi protección, mi escudo. Yo estaba caminando por un mar de hombres", admite Craig. "Yo estaba disfrutando de cada minuto. Ellos eran italianos y los italianos me encantan." Este año se cumplen sesenta años de la fotografía, en la segunda imagen se puede ver a Ninalee Craig delante de su cartel.




El beso, del Hotel de Ville
En 1950, la revista LIFE solicitó al fotógrafo francés Robert Doisneu que hiciera una difusión de fotos sobre los amantes de París. Después de ver a una pareja besándose, se acercó a ellos y les preguntó si no les importaría besarse de nuevo ante la cámara. Françoise Delbart (20) y Jacques Carteaud (23), eran dos aspirantes a actores y fueron llevados a tres lugares distintos para tomar las fotografías, incluyendo la del Hotel de Ville.

Después de que la foto apareció en la revista LIFE se quedó en el olvido durante más de treinta años, y en los archivos de la agencia de fotos en donde Doisneau trabajó. Finalmente fue adquirida por una empresa de carteles y se convirtió en uno de los pósters más vendidos del mundo. Debido al éxito, mucha gente hizo declaraciones falsas diciendo ser la pareja besándose. En 1993 una pareja demandó al fotógrafo por haber tomado la foto sin su conocimiento. La demanda obligó a que Doisneau admitiera que la foto no había sido espontánea y que había utilizado modelos para la foto. Con eso la demanda se invalidó.

El dato curioso es que a menos de un año de haberse tomado la foto la pareja se separó. Françoise se casó con Alain Bornet, un director de documentales y promocionales, y Jacques Carteaud se convirtió en un viticultor en el sur de Francia hasta su muerte en 2004.

Robert Doisneau continuó como fotógrafo independiente hasta que murió en 1994, dos semanas antes de su 82 cumpleaños. En 2005 Françoise Bornet subastó la impresión original, que había recibido unos días después de haberse tomado la foto, con la firma del fotógrafo. De esperar veinticinco mil dólares, recibió más de doscientos mil por ella. En la segunda imagen se encuentra Françoise con la foto original.




El Ché Guevara
Esta famosa foto conocida como "Guerrillero Heróico" fue tomada en la Habana, Cuba, el 5 de marzo de 1960, por Alberto Korda. Él tomó la foto cuando Guevara inesperadamente apareció en el escenario durante un breve momento mientras Fidel Castro elogiaba a las víctimas de la explosión de La Coubre.

La adaptación de la foto a dos tonos fue creada en 1968 por el artista irlandés Jim Fitzpatrick. La imagen está clasificada entre las diez mejores imágenes icónicas del mundo, justo a lado de la Mona Lisa. La segunda imagen es la hoja de contacto con las otras fotos que Korda tomó ese día.

Como dato curioso, debido a lo que llamó "grosería comercial", la forma de utilizar la imagen, Fitzpatrick anunció este año que tenía la intención de registrar los derechos de la imagen. En un principio se lanzó sin derechos de autor para el uso entre los grupos revolucionarios de Europa. Sus planes son entregar los derechos de autor a la familia del fotógrafo Alberto Korda, quien murió en 2001.




Ali - Liston
Neil Leifer, fotógrafo de Sports Illustrated es el autor de la fotografía de este cartel. Leifer es considerado uno de los mejores fotógrafos del mundo deportivo. El 25 de mayo de 1965, en Lewiston, Maine, Muhammad Ali y Sonny Liston se enfrentaron por segunda vez. Ali (entonces Cassius Clay) ganó la primera pelea del año anterior. El final de la segunda pelea sigue siendo uno de los más controvertidos en la historia del boxeo.

A mitad de la primera ronda, Liston cayó a la lona, aunque muchos creen que no fué una caída legítima. Ali se negó a ir a una esquina neutral y colocándose sobre Liston, gesticulando y gritando le decía, "¡Levántate y pelea, estúpido!" Fue entonces cuando Leifer disparó la foto que hoy es icónica.

El dato curioso es que Leifer dijo que tuvo suerte de lograr la foto porque se encontraba en el lugar correcto. Sports Illustrated envia a menudo dos fotógrafos, en este caso Herb Scharfman es el fotógrafo que acompaño a Leifer. Se puede ver a Scharfman entre las piernas de Ali en la foto, queda claro que esa no era su noche.



Información sacada de http://de10.com.mx/11690.html

lunes, 18 de julio de 2011

Determinación



Quería estar loco, así nadie esperaría nada de él, ni siquiera intentar comprenderlo. Su dolor y su infinita tristeza eran sólo suyos y las únicas salidas para no sufrir eran la locura o el sueño perpetuo. Sabía que todavía no había llegado el momento. Cuando llegara, por fin sería libre.

miércoles, 13 de julio de 2011

Sola


Empieza a asumir que se quedará sola y no le da miedo, quizá tristeza, pero el problema está en ella. Le quiso demasiado y ahora no va a ser capaz de querer, ni de que la quieran. No es malo del todo, se evitará sufrimientos inútiles y discusiones. Evitará los celos y los problemas. Evitará que la vuelvan a besar, total, ni recuerda cómo se hacía. Nadie le dará su mano ni verá una película recostada en la persona a la que ama. No habrá nada de eso, pero tampoco habrá dolor. Hay que ser realistas, no pone las cosas fáciles, y ella no es un bocadito apetecible.
Son tantos años los que quedan que una se acostumbra a sentirse vacía aunque de momento el aburrimiento sólo se ha instalado en su casa a medias. La imaginación al poder le da esa compañía que no necesita.
No habrá tampoco ilusión por llamadas de teléfono pero menos todavía nervios por saber qué ponerse en una cita. No tendrá más citas en toda su vida, ella me encargará de eso. Antes de sentirse rechazada una vez más, mejor no dar ni siquiera la oportunidad.
Así que se quedará sola pero sin miedo a perder, porque ya no queda nada por perder. No volverá a mirar a los ojos de la persona amada mientras hace el amor pero puede no preocuparse por si está depilada o no.
Nadie le abrazará en las noches de pesadilla aunque a cambio tenga una cama enorme donde puede dormir incluso tumbada de forma horizontal.
No tiene que preocuparse de regalos de san Valentín, cumpleaños, aniversarios, en si les caerá bien a su familia y amigos o si a sus mascotas, si es que tuviera. Y tampoco será un quebradero de cabeza planear unas vacaciones, tampoco podrá visitar la mayoría de las ciudades para no recordar a un antiguo amor, así que eso no se lo pierde.
No mirará viejas fotos en las que formó parte de algo más grande que dos personas juntas ni se compadecerá de sí misma, simplemente, asume que se quedará sola.
En su cabeza será todo como ella quiere, así que mejor dejarse seducir por una locura muy, muy dulce que le da lo que necesita y le habla. Por eso no le da miedo.

Réquiem de Anna Ajmátova


En 1945 el joven intelectual británico Isaiah Berlin quiso visitarla antes de regresar a Londres. Ese encuentro se prolongó durante veinte horas donde Anna le leyó sus poemas y se sinceró con él, pero esto tuvo trágicas consecuencias ya que su hijo volvió a ser encarcelado durante diez años (ya había sido deportado a Siberia antes). Esta vez la escritora se negó a silenciar su voz y siguió adelante con su poemario más importante, Réquiem, ahí explica que en aquella Unión Soviética los únicos que estaban en paz eran los difuntos y que los vivos pasaban su vida yendo de un campo de concentración a otro. El libro fue publicado sin su consentimiento y conocimiento en 1963 en Múnich.
Su obra, traducida a un sinnúmero de lenguas, sólo aparecerá íntegra en Rusia en 1990.


No, no estaba bajo un cielo extraño,
Ni bajo la protección de extrañas alas,
Estaba entonces con mi pueblo
Allí donde mi pueblo, por desgracia, estaba.
1961



EN LUGAR DE PREFACIO

En los terribles años de Yezhov pasé diecisiete meses en las colas de las cárceles de Leningrado. En una ocasión, alguien, de alguna manera, me reconoció. Entonces una
mujer de labios azules que estaba tras de mí, quien, por supuesto, nunca había oído mi nombre, despertó del aturdimiento en que estábamos y me preguntó al oído (allí todas hablábamos en voz muy baja:
- Y esto, ¿puede describirlo?
Y yo le dije:
- Puedo.
Entonces algo parecido a una sonrisa asomó por lo que antes había sido su rostro.

1 de Abril de 1957 Leningrado



DEDICATORIA

Ante esta desgracia se inclinan las montañas Y no fluye el famoso río,
Pero son fuertes los cerrojos de la prisión
Y tras ellos están las “mazmorras de los presos”
Y una pena mortal.
Para algunos sopla suave la brisa,
Para algunos es una caricia el ocaso.
Nosotras no sabemos, somos las mismas por todas partes
Y sólo oímos el odioso chirrido de las llaves
Y los pesados pasos del soldado.
Nos levantábamos como para la misa del alba
Y caminábamos por la ciudad salvaje,

Y allí nos encontrábamos, casi sin aliento.
El sol estaba más bajo y el Neva más nublado,
Pero la esperanza canta siempre a lo lejos.
La sentencia... y de pronto brotan las lágrimas
Y ella se aleja ya de todas
Como si con dolor le arrancaran del corazón la vida,
Como si brutalmente la derribaran por la espalda.
Pero camina... se tambalea... va sola...
¿Dónde estarán ahora mis amigos a la fuerza,
Mis dos años furiosos?
¿Qué oirán en la tormenta de nieve siberiana?
¿Qué imaginarán en el círculo de la luna?

A él las envío mi saludo de despedida.


PRÓLOGO

Eso sucedió cuando sólo sonreía
El muerto, contento de su paz
Y como un apéndice inútil, Leningrado
Pendía de sus cárceles.
Cuando, locos de dolor,
Caminaban en tropel los condenados,
Y los silbidos de las locomotoras

Cantaban cortas canciones de despedida.
Las estrellas de la muerte se erguían sobre nosotros
Y la inocente Rusia se retorcía
Bajo unas botas manchadas de sangre

Y bajo las ruedas de los negros furgones

1

Te llevaron al alba,
Y fui tras ti como en un entierro.
En el ático oscuro lloraban los niños,
Y ante la imagen sagrada se derretía la vela.
En tus labios estaba el frío del icono
Y un sudor mortal en tus cejas...¡No lo olvidaré!

Como las viudas de los Streltsy
Aullaré bajo las torres del Kremlin.
1935

2


Apaciblemente fluye el Don apacible,
La luna amarilla entra en casa.
Entra con un gorro ladeado,
La luna amarilla ve una sombra.
Esta mujer está enferma,
Esta mujer está sola.
Su marido está en la tumba, su hijo, en la cárcel.
Rogad por mí.

3

No, no soy yo, sino otra quien sufre.
No podría soportarlo. Que un velo
Negro cubra lo sucedido,
Y que se lleven las linternas...

Noche.

4

¡Si te hubiera mostrado a ti, la bromista,
Adorada por todos tus amigos,
La alegre pecadora de Zárskoe Seló,
Lo que sucedería con tu vida!
Cómo, entre trescientas mujeres, con un paquete,
Harías cola bajo Las Cruces,
Y cómo con tus ardientes lágrimas,
Fundirías el hielo de Año Nuevo.
Allí silenciosamente los presos
Se abalanzan y cuántas vidas
Inocentes se consumen...

1938


5

Diecisiete meses hace que grito.
Te llamo a casa,
Me arrojé a los pies del verdugo,
Hijo mío, horror mío.
Todo se ha enturbiado para siempre
Y no puedo distinguir
Ahora quién es el animal, quién la persona,
Cuánto tiempo queda para la ejecución.
Y sólo hay flores cubiertas de polvo
Y el tintineo del incienso, y huellas
desde algún lugar a ninguna parte.
Y me mira fijamente a los ojos
Y me amenaza con una muerte cercana

Una inmensa estrella.
1939

6

Pasan pronto las semanas.
Lo que sucedió, no lo comprendo.
Cómo a ti, hijo, te contemplaron

Las noches blancas en la cárcel.
Y cómo de nuevo te contemplan
con su ardiente ojo de gavilán.
Y de tu alta cruz,
Y de tu muerte, hablan.

1939


7
LA SENTENCIA


Y cayó la palabra de piedra
Sobre mi pecho todavía vivo.
No importa. Estaba preparada.
De alguna manera me las apañaré.

Hoy tengo que hacer muchas cosas:
Hay que matar la memoria,
Hay que petrificar el alma,

Hay que aprender de nuevo a vivir.
Si no... El caluroso susurro del verano
Celebra su fiesta en mi ventana.
Hace tiempo que presentía
Este día luminoso y la casa vacía.

22 de Junio de 1939
Casa de Fontanka.


8
A LA MUERTE


Si has de venir ¿por qué no ahora?
Te espero. Me siento muy mal.
He apagado la luz y te he abierto la puerta
A ti, tan sencilla y asombrosa.
Toma para esto cualquier forma,

Irrumpe como granada arrojada,
O furtivamente, con una pesa, como un bandido experto.
O envenéname con el tufo del tifus.
O con un cuento inventado por ti,
Conocido por todos hasta la náusea,

Para que yo vea la punta del gorro azul
Y al portero, pálido de terror.
Todo me da igual ahora. Humea el Yenisei
Y resplandece la estrella polar,
Y el último horror vela
El brillo añil de los ojos amados.

19 de Agosto de 1939
Casa de Fontanka


9

Ya la locura cubre
con su ala la mitad de mi alma,
Y le ofrece su vino de fuego,
Y la imanta hacia el negro valle.

He comprendido que debo
Cederle a ella la victoria
Oyendo mi propio delirio
Como si fuera ajeno.
Y no me dejará ella
Llevar nada conmigo
Por mucho que la suplique
O fatigue con mi plegaria:

Ni los terribles ojos de mi hijo,
Petrificados por el dolor,
Ni el día en que llegó la tormenta,
Ni la hora de la visita en la cárcel,
Ni la suave frescura de sus manos,
Ni la sombra temblorosa de los tilos,
Ni el lejano y ligero sonido
De las últimas palabras de consuelo.

4 de Mayo de 1940
Casa de Fontanka



X
CRUCIFIXIÓN

No llores por mí, Madre.
Estoy en el sepulcro
.
1

Un coro de ángeles glorificó esta hora grandiosa,
Y los cielos se fundieron en el fuego.
Al Padre dijo: “¿Por qué me has abandonado?”
Y a la Madre: “No llores por mí”.

1940
Casa de Fontanka

2

Magdalena palpitaba y sollozaba,
El amado discípulo se petrificaba,
Pero allí donde en silencio la Madre estaba
Nadie osaba mirar.
1943
Tashkent
EPÍLOGO
1


Ahora sé cómo se desvanecen los rostros,
Cómo bajo los párpados anida el terror,
Cómo el dolor traza en las mejillas
Rudas páginas cuneiformes,
Cómo unos rizos cenicientos y negros
Se tornan plateados de repente,
La sonrisa se marchita en los labios dóciles
Y en una risa seca tiembla el pavor.
Y no sólo por mí rezo,
Sino por quienes permanecieron allí conmigo,

En el frío feroz y en el infierno de Julio,
Bajo el muro rojo y ciego.
2

De nuevo se acercó la hora del recuerdo.
Os veo, os oigo, os siento:
A aquella a la que a duras penas empujaron hacia la ventana,
A quien sus pies no pisan su tierra natal,
A la que agitando su bella cabeza
Dijo: “Vengo aquí, como si fuera a casa”.
Quisiera llamar a todas por su nombre,
Pero confiscaron la lista y no se puede encontrar.
Para ellas he tejido un vasto sudario
Con las pobres palabras que les oí.
De ellas me acuerdo siempre, en todas partes.
No las olvidaré en una nueva desgracia.
Y si amordazaran mi atormentada garganta,
Por la que gritan cien millones de voces,
Que ellas también rueguen por mí
En la víspera del aniversario de mi muerte.
Y si alguna vez en este país
Deciden erigirme un monumento
Doy mi acuerdo a ese honor
Sólo a condición de que no lo erijan
Ni junto al mar, donde nací:
Se rompieron mis últimos lazos con él,
Ni en el parque de los Zares, junto al secreto tronco,
Donde una desconsolada sombra me busca
Sino aquí, donde permanecí en pie trescientas horas
Y donde me abrieron los cerrojos
Porque en la plácida muerte
Temo olvidar el fragor de los negros furgones,
Olvidar cómo chirriaba la odiada puerta
Y a la vieja que aullaba como una bestia herida.
Ojalá que de mis pesados párpados de bronce
fluyan las lágrimas como derretida nieve
Y que la paloma de la prisión arrulle a lo lejos
Y que silenciosamente naveguen los barcos por el Neva.
Marzo 1940.
Casa de Fontanka

martes, 12 de julio de 2011

Wilfred Owen. Poemas


Ante todo no me interesa la Poesía.
Mi tema es la Guerra, y la pena de la Guerra.
La Poesía está en la pena.
Wilfred Owen
(1893-1918)

Se puede decir que Owen es el más famoso de los poetas de guerra ingleses.
Entre las obras más conocidas de Owen figuran "Anthem for Doomed Youth" (Himno a la juventud condenada), "Dulce Et Decorum Est" (Dulce y honroso es) y "The Parable of the old man and the young" (La parábola del viejo y el joven).

HIMNO A LA JUVENTUD CONDENADA
¿Doblarán las campanas por aquellos que mueren como ganado?
Sólo la rabia monstruosa de los cañones
el rápido tartamudeo de los fusiles
pueden rezarles una breve plegaria.

Para ellos, no más ceremonias, oraciones ni campanas
ni voces de luto o salvas en coros,
Sólo el agudo, rabioso gemido de coros de obuses
y clarines llamándolos desde dolientes condados.

¿Qué candelabros pueden encenderse para ellos?
No en sus manos de niños sino en sus ojos
brillará la sagrada luz de los adioses.

La pálida mirada de las muchachas serán sus mortajas;
Sus ofrendas, la ternura de dolidos recuerdos
y cada lento atardecer se inclinará ante sus memorias.

(versión de J.C.G.A)




ANTHEM FOR DOOMED YOUTH

What passing-bells for these who die as cattle?
Only the monstrous anger of the guns.
Only the stuttering rifles' rapid rattle
Can patter out their hasty orisons.
No mockeries now for them; no prayers nor bells;
Nor any voice of mourning save the choirs, –
The shrill, demented choirs of wailing shells;
And bugles calling for them from sad shires.
What candles may be held to speed them all?
Not in the hands of boys but in their eyes
Shall shine the holy glimmers of goodbyes.
The pallor of girls' brows shall be their pall;
Their flowers the tenderness of patient minds,
And each slow dusk a drawing-down of blinds.



DULCE ET DECORUM EST
Torcidos, como viejos mendigos bajo sus hatos,
renqueando, tosiendo como brujas, maldecíamos a través del lodo,
hasta que donde alumbraban las luces de las bengalas nos dimos la vuelta
y hacia nuestra lejana posición empezamos a caminar afanosamente.
Los hombres marchaban dormidos. Muchos habían perdido sus botas
Pero abrumados avanzaban sobre zapatos de sangre. Todos cojos, todos ciegos;
Borrachos de fatiga, sordos incluso al silbido de las balas
Que los cansados cañones de calibre 5.9 disparaban detrás de nosotros.


“¡Gas, gas! ¡Rápido, muchachos!”; un éxtasis de desconcierto,
Poniéndonos los toscos cascos justo a tiempo;
Pero alguien aún estaba gritando y tropezando
Y ardía retorciéndose, como ahogándose en cal viva…
Borroso, a través de los empañados cristales de la máscara y de la tenue luz verde,
Como en un mar verde le vi ahogarse.
En todas mis pesadillas, ante mi impotente mirada,
Se desploma boqueando, agonizando, asfixiándose.

Si en algún sofocante sueño tú también puedes caminar
Tras la carreta en la que lo pusimos,
Y mirar sus blancos ojos moviéndose
En su desmayada cara, como un endemoniado.
Si pudieses escuchar a cada traqueteo
El gorgoteo de la sangre saliendo de sus destrozados pulmones,
Repugnante como el cáncer, nauseabundo como el vómito
De horrorosas, incurables llagas en lenguas inocentes,
Amigo mío, no volverías a decir con ese alto idealismo
A los ardientes jóvenes sedientos de gloria
La vieja mentira: “Dulce et decorum est pro patria mori”.


los versos de Horacio dicen así:
“DULCE ET DECORUM EST PRO PATRIA MORI:
mors et fugacem persequitur virum
nec parcit imbellis iuventae
poplitibus timidove tergo.”

(DULCE Y HONROSO ES MORIR POR LA PATRIA:
la muerte persigue al hombre que huye
y no perdona de una juventud cobarde
ni las rodillas ni la temerosa espalda)

[ Odas 3, 2, 13]



DULCE ET DECORUM EST
Bent double, like old beggars under sacks,
Knock-kneed, coughing like hags, we cursed through sludge,
Till on the haunting flares we turned our backs
And towards our distant rest began to trudge.
Men marched asleep. Many had lost their boots
But limped on, blood-shod. All went lame; all blind;
Drunk with fatigue; deaf even to the hoots
Of tired, outstripped Five-Nines that dropped behind.
Gas! Gas! Quick, boys! – An ecstasy of fumbling,
Fitting the clumsy helmets just in time;
But someone still was yelling out and stumbling,
And flound'ring like a man in fire or lime. . .
Dim, through the misty panes and thick green light,
As under a green sea, I saw him drowning.
In all my dreams, before my helpless sight,
He plunges at me, guttering, choking, drowning.
If in some smothering dreams you too could pace
Behind the wagon that we flung him in,
And watch the white eyes writhing in his face,
His hanging face, like a devil's sick of sin;
If you could hear, at every jolt, the blood
Come gargling from the froth-corrupted lungs,
Obscene as cancer, bitter as the cud
Of vile, incurable sores on innocent tongues,
My friend, you would not tell with such high zest
To children ardent for some desperate glory,
The old Lie; Dulce et Decorum est
Pro patria mori.





Parábola del viejo y el joven
Así pues, Abraham se levantó, cogió la tabla, y partió,
Y se llevó el fuego consigo, y un cuchillo.
Y mientras avanzaban, ambos juntos,
Isaac habló el primero, y dijo: Padre,
Mira los preparativos: fuego y metal,
Pero ¿dónde está el cordero para este sacrificio?
Entonces Abraham ató al joven
Lo ató con correas y tirantes,
Y construyó parapetos en las trincheras,
Y agarró el puñal directo para clavarlo en su hijo.
Cuando, he aquí que un ángel lo llamó desde los cielos,
Diciendo: No oses tocar al muchacho,
Ni le hagas nada. Mira,
Un cordero, atado por los cuernos;
Ofrece en sacrificio el cordero en lugar del muchacho.
Pero el viejo nunca hará eso, sino que sacrificará a su hijo,
Y la mitad del germen de Europa, uno a uno.

The Parable of the Young Man and the Old
So Abram rose, and clave the wood, and went,
And took the fire with him, and a knife.
And as they sojourned, both of them together,
Isaac the first-born spake, and said, My Father,
Behold the preparations, fire and iron,
But where the lamb for this burnt-offering?
Then Abram bound the youth with belts and straps,
And builded parapets the trenches there,
And stretched forth the knife to slay his son.
When lo! an angel called him out of heaven,
Saying, Lay not thy hand upon the lad,
Neither do anything to him. Behold,
A ram, caught in a thicket by its horns;
Offer the Ram of Pride instead of him.
But the old man would not so, but slew his son,
And half the seed of Europe, one by one.




1914
La guerra estalló: y ahora el Invierno del mundo
se acerca con una gran y maldita oscuridad.
El fétido tornado, centrado en Berlín,
está sobre toda la extensión del torbellino de Europa,
desgarrando las velas de progreso. Arrugadas o enrolladas
están todas las banderas del Arte. El verso llora. Ahora comienzan
las hambres del pensamiento y del sentimiento. El vino del amor es delgado.
El grano del otoño humano se pudre, derrotado.
Ya que después de que la Primavera hubiera florecido en la antigua Grecia,
y el Verano ardió su gloria en Roma,
un Otoño suavemente cayó, una cosecha en casa,
una lenta y magnífica edad, y rica con todo en crecimiento.
Pero ahora, para nosotros, Invierno salvaje, y la necesidad
de las siembras para una nueva Primavera, y de sangre para la semilla.
© Traducción ANTONIO LINARES FAMILIAR

1914
War broke: and now the Winter of the world
With perishing great darkness closes in.
The foul tornado, centred at Berlin,
Is over all the width of Europe whirled,
Rending the sails of progress. Rent or furled
Are all Art's ensigns. Verse wails. Now begin
Famines of thought and feeling. Love's wine's thin.
The grain of human Autumn rots, down-hurled.
For after Spring had bloomed in early Greece,
And Summer blazed her glory out with Rome,
An Autumn softly fell, a harvest home,
A slow grand age, and rich with all increase.
But now, for us, wild Winter, and the need
Of sowings for new Spring, and blood for seed.

30 Seconds to Mars en el BBK Live!




"Thank you for the show Spain!"
ShannonLeto S.L. vía twitter 10 jul


Desgraciadamente, el show pierde fuerza tras las primeras canciones, pero cuando piensas que esto está ya muy manido y que te estás aburriendo, ahí está Jared para versionar “Bad Romance” o Pantera y subir a cincuenta personas al escenario
Leto ni canta, ni toca, así que tira de lo que otras estrellas de medio pelo en sus mismas circunstancias: hacer gala de lo mucho que se quiere. Desde el primer momento, su concierto se basó en una excesiva colección de muletillas de directo, gritando al público que saltase, que cantase y que le adorase.
Su legión de fans, eminentemente femenina y muy joven, se entregó a los encantos del actor, pero gran parte del público observaba extrañado el espectáculo preguntándose qué tenía de especial todo aquello. Leto pidió al público que corease el estribillo de Search and destroy mientras la letra de la canción se proyectaba en las pantallas (haciendo más evidente aún lo ridículo de la misma) y, al no encontrar respuesta, paró el tema y soltó un discurso al personal hasta que lo consiguió. En ese momento, no sé por qué, recordé aquella estupenda escena de El club de la lucha en la que a su personaje le parten la cara a base de bien.
Por lo menos había lucecitas y videos absurdos y Leto se tiró el rollo subiendo a casi un centenar de fans al escenario en un momento bastante quedón; pero, de música, nada de nada. Un último apunte: ver a Leto cantar con su guitarra acústica un tema contra la guerra, mientras en las pantallas se proyectan fotos de soldados y citas de Einstein o Platón, es una de las cosas más obscenas que se pueden ver sobre un escenario. Y ver al batería del grupo simular que toca una intro disparada por un secuenciador es, sencillamente, patético. Adonde va a llegar esto del playback, madre mía…
Rolling Stone
La voz de Jared Leto no tiene desperdicio la verdad, pero el afán de protagonismo y los aires de grandeza le quitan encanto al asunto



El pasado sábado 9 de julio, a las 21.15, los hermanos Leto y Tomo Milicevic estuvieron en el monte Kobeta de Bilbao, ya que eran unos de los artistas que se dieron cita en el festival BBK Live de este año.

Es cierto que más que un grupo parece Jared Leto y los músicos, él es el que lleva todo el peso menos en el intro, cuando su hermano Shannon se marcó un solo de batería para entrar en ambiente antes de que le acompañara Tomo

y se empezara a oír pero no ver al cantante, que salió luego desde el fondo, de negro riguroso, con camiseta larga, chaqueta y gafas de sol. Poco tardó en enfundarse una guitarra y dar vueltas a ritmo de la primera canción, A Beautiful Lie.

Es cierto también que casi no cantó, no tenía voz excepto cuando gritaba, claro que lleva casi dos años de gira sin parar y ya en Italia tuvo que ser llevado en ambulancia después de la actuación. Aún así, cuando se le empezó a escuchar, yo ni pensaba que fuera él, no se acercaba ni remotamente al sonido de los discos.


Sin embargo, no estoy de acuerdo en absoluto en el hecho de que todos los espectadores de allí fueran las fans adolescentes de Echelon como se puede ver en la foto de la derecha (para el que no lo sepa son aquellos fans del grupo que parecen una secta -ellos se llaman familia- y que están tan bien organizados que son capaces de colocar como número uno cada single que la banda saca llamando a las emisoras de radio todos a una, o bien tatuándose los símbolos del grupo o haciendo hasta tríadas humanas, sin contar pegadas de carteles, repartos de propaganda etc., es decir, marketing gratuito por quienes mejor les van a defender, quienes verdaderamente creen en ellos). Bueno, como iba diciendo, había allí demasiada gente, muchísima más que los Echelon, aunque sí era indudable que ellos fueron lo que estuvieron en primeras filas.


Fue un concierto en el que como siempre Jared Leto no paró de pedirle al público que cantara, saltara y participara. En ese aspecto no sólo es entretenido, sino que se agradece que no se dedique sólo a salir, cantar y marcharse. Al fin y al cabo, si hicieran eso seguro que no tendrían tan fieles seguidores. Intentó hablar en español, incluso bromeó con la idea de que entendía nuestro “sí” cuando preguntaba algo y todos contestábamos con el “yes”; se integró bajando para estar más cerca de los fans que no pudieron –o no quisieron- estar en primeras filas, se subió a la torre de sonido y para la última canción, Kings and Queens, subió a más de una veintena de personas al escenario (casi todos con las camisetas o logos del grupo, alguno incluso con pelucas imitando su estilo mohawk que lucía hasta hace relativamente poco),

sin contar con el hecho de que cada dos por tres abría una botellita de agua de la que pegaba un par de sorbos para luego lanzarla a un público que se volvía loco para cogerla.

Durante la hora y diez minutos que estuvieron tocaron las canciones más conocidas de su anterior trabajo (de hecho comenzaron con A beautiful lie y nos llevaron a todos de calle), coreadas por todos los asistentes, y muchas del nuevo, incluyendo un trozo del cover de Bad Romance en acústico (que ya interpretaran en vivo en la BBC, y que además han incluido en una edición especial del último álbum) que se unió al acústico de Hurricane que hizo que alguna que otra soltara una lagrimilla. Intercaló, en acústico también, The kill.


Habrá mucha gente que vaya porque es guapo (vi de cerca los ojazos azules que tiene y son increíblemente espectaculares, aunque cuando se le ven las costillas -se quitó la chaqueta que llevaba al principio y los gritos femeninos dieron vergüenza ajena- lo que dan ganas es de invitarle a un cocido madrileño, y desde luego el pelo relamido con el que salió al escenario no le queda nada bien) pero en realidad la cuestión es si te gusta o no te gusta ese estilo de música.


Si eres de los primeros, disfrutarás además con la puesta en escena (avisan de que el juego de luces puede causar ataques epilépticos) con la tríada gigante (que por lo visto cambia de color pero como empezaron de día no se disfrutó); las pantallas donde aparecen las frases pacifistas (a los que se meten con ellos supongo que no les molesta que lo hagan otros músicos, como U2 lo hizo al menos en la gira de ZooEuropa), sus vídeos, letras de sus canciones para seguirlas (Search and Destroy parecía un karaoke) o los balones gigantes que botaban por encima del público con la canción Vox populi.
Si no te gusta, siempre puedes hacer como los críticos que se limitan a meterse con el cantante (supongo que porque es guapo y gusta a las jovencitas, como si aquello fuera terrible, sino con decir que son malos músicos sería suficiente).
Desde luego yo no les daría un premio al mejor directo pero me divertí y con Closer to the edge (al fin y al cabo es mi himno) hasta se me saltaron las lágrimas, me emocioné en el momento en el que millones de papelillos de papel revoleteaban alrededor nuestro y terminé de quedarme afónica gritando “no, no, no, no” con el brazo bien extendido y el puño en alto.



Por cierto, y para los que no lo sepan, decir que el grupo ha destinado el dinero que le han pagado por la actuación a solventar los desastres del Tsunami de Japón.
Así que si vuelven a venir (como aseguró Jared que harían, pues comentó que hacía mucho que no pisaban España pero que tras los últimos conciertos –no olvidemos que este es el tercero en menos de diez meses- les gustaba tanto que así lo harían -si lo dicen en todos los países o no, eso ya lo dejo a vuestra elección-) volveré a ir a verles. Pero antes, seré yo la que me traslade. Y en Leeds, veremos si mejoran o no.

1. A Beautiful Lie
2. Attack
3. Search and Destroy
4. Vox Populi
5. This Is War
6. 100 suns
7. Hurricane (Acoustic)
8. Bad Romance (acoustic)
9. The Kill (Bury Me) (Half-Acoustic)
10. Closer to the Edge
11. Kings and Queens
He de reconocer que hay algunas canciones de las que no me acuerdo el orden, así que perdonadme si el setlist no es correcto del todo.

Os dejo AQUÍ el enlace de Perse, de su blog Ángel de alas negras para que veais su punto de vista.