Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 9 de abril de 2010

Insomnio


Desvelada delante del ordenador, con todos durmiendo y la casa casi en silecio total, sólo oigo el teclear del ordenador, el tic tac del reloj y cuando expulso el humo del cigarro que me estoy fumando.
Tengo sueño, pero algo me impide acostarme, y bebo otro vaso de coca cola diciendo que es el último, antes de rellenarlo de nuevo, igual que es el último cigarro, hasta que me enciendo otro.
Es una espera absurda, un sinsentido, pero qué lo tiene en esta vida.
Si al menos no me sintiera tan patética, si pensara que lo hago para divertirme, pero ya sabemos que hace tiempo que no es así.
En fin, voy a fumarme el último cigarro, a llenarme el vaso de coca cola, y cuando amanezca, ya será otro día, creo que estoy demasiado cansada.
Buenas noches.

jueves, 8 de abril de 2010

Se cumplen siete años de la muerte de José Couso


Pues sí, y todavía me acuerdo. Fue un mazazo por varios motivos. El primero, porque EE.UU nunca admitió su asesinato, y a día de hoy no se ha celebrado un juicio contra los presuntos asesinos.. El segundo, porque yo seguía a este hombre cuando iba con Jon Sistiaga y aparecían en las noticias de Telecinco. También recuerdo todos los 8 de cada mes, ante la embajada estadunidense, hasta que cada vez éramos menos...
Esta tarde, 8 de abril de 2010, se celebrará una concentración que comenzará a las 20 horas, frente a la embajada de los Estados Unidos y donde participará la madre de José, así como la periodista Olga Rodríguez y un grupo de estudiantes de periodismo internacional de la Universidad Complutense de Madrid
Así que por todo ello, desde aquí este homenaje.
Os pongo también la página de la web que lucha por la justicia, y una canción relacionada con el asesinato.

ESPAÑA... últimas noticias (se me desmorona...)

Garzón sentado en el banquillo por investigar el franquismo (sí, que es cierto que se ha saltado a la ligera la Ley de Amnistía de 1977, pero en mi humilde opinión, debería derogarse. Se hizo para tener una transición pacífica, o lo que es lo mismo, nadie es culpable por nada, y la mierda debajo de la alfombra, o en la cuneta); Matas abonando la fianza mediante una transferencia bancaria (a saber, ha obtenido los tres millones de euros de una entidad bancaria tras poner como aval sus propiedades inmobiliarias, que obtuvo corruptamente y que son por lo que le piden los tres millones de euros y salir así de la cárcel... vamos, un bucle en el que sí o sí, sale ganando); el obispo de Tenerife dice que hay menores que desean el abuso e incluso te provocan y no se puede hacer nada contra él; un tío asesina a un montón de gatos y se hace fotos sonriente como si fueran un trofeo pero la justicia dice que no hubo ensañamiento; a la familia real no se le puede pedir cuentas sobre sus gastos y además, los ministros tienen una pensión vitalicia con la comeríamos dos familias, y por último, Esperancita Aguirre, aparte de cargarse la sanidad pública, la educación pública, y retrasar todas las ayudas posibles, con tal de hacerse notar dice que quiere que las corridas de toros sean un bien de interés cultural, y cuando varios grupos seguidos por miles de ciudadanos (20.000 más o menos) protestan por algo tan retrógrado, inhumano, y horrible como es la tortura de un animal hasta matarle, dice que fuimos mil, y que va a seguir adelante.

Por favor... necesito un poquito de optimismo.


¿Alguien más me dice algo bueno que haya pasado en este país en los últimos días?

Poemas ganadores del certamen creado por Centro Poético

Arturo Valmonte (Vigo)
Concurso: Caminos Inciertos
Título: Madrugada

La ola de la noche se retira,
desciende entre los altos edificios
de la ciudad desnuda,
se lleva la salitre del insomnio
y el agua de los sueños que corre murmurando
por avenidas, plazas y solares vacíos.
La ola de la noche,
cada vez más delgada,
se escurre entre semáforos,
tropieza en los kioskos a punto del bostezo
y arrastra remolinos de carcajadas rotas
hacia vagas antípodas de sombras y humedades.
Calles entumecidas
la sueltan de sus manos con un escalofrío
y al terminarse todo,
tras recoger las últimas algas derrotadas,
la ola de la noche
entrega en este bar de la estación
su espuma de colillas.


Margarita Antonia Justel (Argentina)
Concurso: Palabras al Viento
Título: Silencios Sombríos

La ausencia es trágica de fantasmas,
cuando en la vertical doliente
las manos enlazan
silencios sombríos.
Pentagramas interiores
modelan la voz, el gesto, la sonrisa,
remolinos que se elevan,
haciendo cúmulos en el vacío.
Un instante basta, para que
en la lejanía de los años perdidos,
las ramas sigan aferradas
con fuerza,
a los troncos caídos.
Surcan veloces, etéreos y efímeros
pintorescas marionetas,
en el inexplicable y profundo
abismo del sueño, que flota,
ante los doloridos ojos
que buscan a quien ya se ha ido.


Sara Gómez López (Santander)
Concurso: Dulce Primavera
Título: A tientas

Sin encender la luz me encuentro andando a tientas,
protegiendo con mis manos los golpes de los muebles,
sorteando los obstáculos del cuarto, a pequeños pasos...

Puedo dar la luz, pero prefiero estar a oscuras,
enfrentándome a los miedos de niña de ser comida
por monstruos que la mente hace más fuertes que el alma...

Todo está tan negro que no puedo ver el sol
entre las rendijas de la consciencia que no despierta...

Una vez más sola frente a los miedos...

Una vez más a tientas con la vida…


Raul Guillermo de Jesús Flores Villa (México)
Concurso: Amor Eterno
Título: Dicen

Dicen que de tristeza nadie muere,
y afirman que, de amor, tampoco expiran;
no sé si lo que dicen, falso fuere
o cierto sea, mas, poetas ahí se inspiran.

Dicen que pena de amor, pronto muere;
dicen que amor que no se ve, se olvida;
no sé si lo que dicen, falso fuere
o cierto sea, mas, no sana mi herida.


José Viñas Marín (Sevilla)
Concurso: Impresiones y Recuerdos
Título: La cita

Acababa la noche de golpear en la ventana.
Pronto el eco de unos pasos inundará la escalera
tras un perfume evanescente y caduco.
El abundante cabello gris parece oprimir, bajo el baño
de laca, gramos de una sensatez avergonzada.

El profesor de literatura se limita a seguir
el camino que le dibuja la luna
mientras agradece los besos del aire del Norte.

¿Cuántas noches como ésta se perdieron?

Creyó que la indecisa luz y los espesos bucles,
que trazaba en aquel local de moda el tabaco,
lo protegían.

Los grandes ojos verdes de la alumna
sólo pudieron ver a un fantasma alejarse.

Mañana, en clase, oiría al viejo profesor
hablar de poesía, de miedos, y de cofres de hierro
donde se guardan bajo llave
corazones de cristal.


Renán.G. Monge Montoya (Costa Rica)
Concurso: Lágrimas de Despedida
Título: No viajo tan lejos

No viajo tan lejos como a las estrellas,
Ni pretendo de este mundo, tanto…;
Y por esto, poco me quejo.

No soy de los que corteja
La más bella,
Ni de los que a la realidad se ciega.

Busco donde siento,
Dejo migas por si no te encuentro,
Retomar el camino de regreso a mí.

Me canso y reposo
En el lecho aún tibio, que alguien dejó.

Algunas veces me pierdo,
Cuando las aves roban mis migas
Y usurpo en mi búsqueda, otros yo.

Derramo lágrimas ajenas, entretanto, otros lloran las mías,
Hasta que encuentro un recuerdo, hasta que me logro escuchar.

No reconozco lo que es mejor, y me embarco en muchas naves,
A muchos puertos, hasta regresar al mismo,
Donde las mismas aves, robaron las migas que ayer dejé.


Álvaro Pérez Uzuriaga (La Rioja)
Concurso: Palabras Indiscretas
Título: Fisioterapia

Esta noche he dormido boca abajo,

hace meses o años que no lo hacía.

Esto es darle la espalda a tu recuerdo.


María Luisa Torres Fernández (Madrid)
Concurso: Cálida Esperanza
Título: Accidente

Quizás la vida al final era sólo esto
una niña que juega en una calle empedrada
que se queda atrás mientras caminamos
entre los árboles.

Una agenda de teléfono llena de tachones.
Una palabra escrita sobre otra palabra.
Un nombre rectificado.
Alguien a quien añadir a cada letra del abecedario.

Quizá no estaba equivocada
ni tampoco en lo cierto
quién sabe dónde mueren algunas ideas
y dónde nacen otras nuevas.

Una equivocación que fue un fracaso.
Una ilusión que se volvió un desastre.
Un accidente que me dio lo que nunca
habría podido conseguir intencionadamente.


Rocío F. Ovalle (Barcelona)
Concurso: Eclipse de Luna
Título: Princesa

He dejado
de creer
en los espejos
porque siempre
me dicen
lo mismo:
que no soy

la más guapa

del reino.


Zamir Bechara Zamudio (Barcelona)
Concurso: Noche Soñada
Título: After Hours

La noche dentro de mi vaso se ha caído.
Levanto el gin-tónic
y una a una apuro todas las estrellas.

No sé si he bebido demasiado.
Sólo he conseguido alejarme de mí:
porque soy cautivo de mi cuerpo
no podré irme más lejos.

La ley de las horas ha cerrado el último bar.
Me madruga una tristeza
antes de que amanezca
y con ella me paseo por las Ramblas.

Al fondo,
más allá del cercano puerto
repleto de esquifes y de velas,
el Horizonte me espera
con los brazos abiertos.


Jaime Ignacio Sanz de Acedo (La Coruña)
Concurso: Amarga Hiel
Título: Soledad

Hay muchos cadáveres flotando y sólo un mar muerto.
Sembraré de migas los caminos,
por si me pierdo de vista.
Sembraré de huellas los tejados de lo prohibido
por si me escapo de tus sueños.
El corazón, ansioso de verdades,
latirá a lo lejos. Cerca de la luna,
esa que le roba la luz al sol mientras duerme.
Pídeme algo de mi tiempo,
pero no me pidas cazar juntos mariposas.
Odio las redes.
Necesito llorar solo, y entonar mis himnos
lejos de otros ruidos.
Mi piel está demasiado fría,
pero me he vuelto alérgico a otras pieles.
Que le voy a hacer, es lo que tiene esto
de la soledad, acaba enganchando.


Jorge Dinarés García (Madrid)
Concurso: Melodía de Colores
Título: Poema en negro

Anegados,
simulando desgarro por lo ajeno,
por la ausencia presente,
no hablamos.

Se tiñó de silencio esa palabra
y nuestros rostros
de tsunamis por llegar.

Como piedras
lloramos,
pero apenas por el muerto.
Es el miedo a nuestro turno
lo que pesa.


Ricardo Contreras Martínez (Madrid)
Concurso: Mar de Nubes
Título: Ya es tarde…

Vuelo bajo, para perder la perspectiva.
Intento, con mis guiños, complacer a un ángel.
Suplico por tus dedos, sin uña ya. En carne viva.
Cancelo las citas pendientes de ayer.
Amago una retirada sin éxito.
Salto en paracaídas de tu pelo a tu estómago.
Subo sigiloso la escalera de tu alma.
Desciendo trepidante el tobogán de tu brazo.
Escalo con prudencia tu espalda desnuda.
Desdigo lo nunca dicho.
Aplaco la furia que guardan mis ojos.
Escucho con la nariz el susurro de tu sangre.
Derramo, sin pudor, tu sudor quejumbroso.
Lastimo, sin querer, tus pecados recientes.
Condeno, sin esmero, mis palabras prohibidas,
mis placeres prohibidos, gorrión de hojalata.
Peco de ingenuo siempre
y cuando muero
ya es tarde para empezar de nuevo.


Carlos Felipe Tapia Fuentes (Chile)
Concurso: Vientos del Pasado
Título: Tal cual un Segismundo

Estoy condenado a ser el hombre que nunca ha sido,
a vivir, a ser algo que nunca soñé, haber nacido
tantas veces para sólo morir una y otra vez.

Si viví alguna vez es porque nunca he vivido,
porque no he sido más que el viento que atraviesa la materia del día
y he sido para mí y para todos un solo canto
de agonía, una sinfonía de sufrimiento.

Estoy condenado a ser el hombre que jamás ha sido
y nunca será, porque en su corazón no habita esperanza
alguna más que la de sobrevivir
y ser para siempre un hálito de muerte.

Si soy, si fui es porque nunca volveré a ser,
ya no me despertará el sol al alba como nunca antes lo hizo;
dejaré de ser yo entre mis manos y viviré
y la vida se adentrará en mí como tantas veces lo hizo
mientras dormía, mientras soñaba que alguna vez fui.


Fernando Martín Baldrich (Vigo)
Concurso: Días de Sol
Título: Cambio climático

Un hombre,
con lluvia de diciembre en los ojos,
a la noche interroga, desde su ventana.

En la habitación,
jirones de verano se enfrían
entre las sábanas revueltas.

Una mujer
dibuja, sobre la nieve, un camino
de huellas que se alejan.

El otoño
fueron los veinte pasos
que la llevaron hasta la puerta.


Pedro José Morillas Rosa (Madrid)
Concurso: Flores Nuevas
Título: Metro

Me pregunto si queda alguien,
estoy mirando con ímpetu: “¿me escuchas?”
parece que no, evitó mis ojos:
“da la impresión de que prefieres usted mis zapatos”.

Algún bebé, el único que no entiende su sitio,
ofrece a la nada, la nuestra, un poco de conversación:
bofetadas de calor, conciertos de axilas a capella,
periódicos arrugados, limosnas, embarazadas:
“le presto a usted mi sitio,
no sea que su niño atraviese la placenta”.

No somos humanos, aquí somos aire,
somos el ardor del aire, su no-esencia,
somos la nube inestable del volcán:
“señores, señoras, les regalo esta canción”,
y bajamos aún más la mirada,
por debajo del vagón, de los raíles.

No somos humanos, somos lombrices,
estamos debajo de nuestra tierra,
somos el ficus infectado de nuestro abanico,
somos el terrible silencio de nuestra llegada.


Sergi González Fernández (Castellón)
Concurso: Miradas de Nostalgia
Título: Invierno

Fiesta de la espuma en el infierno.
Somieres sin sonido en el salón.
Mi rostro no refleja tu distancia.
Ayer quise blindarme el corazón.

Basura de por vida bajo alfombras.
Un beso caducado en un rincón.
Las puertas oxidadas por desuso.
Tu ropa amontonada en el cajón.

Cortejos demasiado largos.
Y orgasmos demasiado cortos.

Cigarros que curan y curas que matan.

Silencios que ensordecen.
Mujeres que me venden
caricias de cartón.

Y la tarde duró meses
Mientras me inventé otro nombre
Para engañar al invierno.


Alcides Dupuy (Argentina)
Concurso: Laberinto de Sentimientos
Título: Soy

Soy la intermitente asfixia,
la interminable ausencia del lenguaje.

Soy el inacabado intérprete
de tatuajes ajenos.

No hay oráculo alguno, ni augurio
que pueda otorgarte el acceso a mis palabras
ni aun a mi propia vida.

No calmes este amor que no perdona,
No ruegues al destino que interfiera.

Y sigo a lo lejos,
Inmóvil, a la espera
de quien descifre mi alma a tiempo

antes que el pálido ahogo
recubra de azul mis venas.


César Chirino Kihuen (México)
Concurso: Lluvia de Recuerdos
Título: “…No sé"

En estricto sentido no debería decirte que te quiero,
cuando hemos peleado hasta el cansancio

Que te odio, tal vez.
(Pero no estoy seguro qué tan cierto)

En estricto sentido debería no decirte que me muero,
que el Alzheimer, que el infarto
que estoy muerto,
que estoy harto

Tal vez no tiene sentido ser estricto
a estas alturas del camino

Tal vez el orgullo es un estorbo. Una pena. Una lástima.
...En estricto sentido debería decirte que te quiero


Nicolás Hochman (Argentina)
Concurso: Pétalos de Pasión
Título: Las pérfidas y paulatinas hojas del calendario

Sólo treinta despertares con tu ausencia, y luego
tu carne convertida en pandemonio
provocando mis instintos primitivos
extrayendo con soez delicadeza al cromañón
que se escuda detrás del intelectual hipermoderno

Sólo treinta madrugadas de levantar la persiana, correr las cortinas
y no encontrarte entre la luz
Hasta que tus números impares invadan mi cama
mi cocina, mis baldosas
y los dos juguemos a creer en las medias naranjas
y que los destinos
(porque son muchos, claro)
siempre supieron que ibas a venir

Sólo treinta insomnios maldecidos que acaparan
totalitarios
las horas que programé con antelación y alevosía
a descansar y conseguir algo de cordura
un poco, aunque sea
que me permita decirle NO a tu presencia
que incluye, inexorable, tu partida.


Samuel Ronzón (México D.F.)
Concurso: Sentimientos Enfrentados
Título: Universo de familias

Entre la multitud
tu entrepierna esquivó
mi mano portadora
de la fiebre que soy

pero la hidra del cuento
dispuso encontrar
los aromas sensuales
del corazón de Francia

en tu tímido cuerpo
de veintinueve años.
Me interesé por ti
y guardaste silencio
como si la locura
no viviera en nosotros
con sus noches de cerdos
que emergen de las cajas.

Humilla recoger
mi lengua de la alfombra.
Los polos positivos
acaban rechazándose.


José Manuel Moreno González (Álava)
Concurso: Amor Olvidado
Título: Sueña extraño tu nombre

Sueña extraño tu nombre siempre que lo repito
apasionadamente, cuando me encuentro a solas;
poco a poco al nombrarlo va perdiendo el sentido,
hasta ser como un eco que sale de mi boca.

Sueña extraño tu nombre cada vez que en mis sueños
lo repito y repito febril y apasionado:
se transforma en sonido, como un lejano grito
que se escapa a lo lejos, huyendo hacia el pasado.

Por eso en mis poemas prefiero no nombrarte
y esa palabra amada la estoy dejando a un lado,
porque pienso que puede ir perdiendo el sentido,
hasta ser sólo un nombre sin un significado.


Naila Vázquez Tantinyà (Barcelona)
Concurso: Sueños Secretos
Título: Sin manual de instrucciones (carta abierta)

Camino por vocación, lloro de soslayo
y no,
no intento que no adivines que soy tímida.
Sonrío por educación, fumo por vicio
leo por devoción y sí,
es mentira que ya nos hayamos visto.
Releo por masoquismo, sonambuleo por precaución
vagueo en la cama
y no, si no te quitas los calcetines no me desvisto.
Llego tarde sin premeditación, tiento por probar la suerte
fijo la mirada sin provocación
y te aviso que soy muy lenta en pasar a la acción.
Escribo por necesidad, no miento por cobardía,
me cuelo en los lavabos por equivocación
y te prefiero a dormir hasta que asome el día.
Hago mala letra por prisa, olvido el orden de las estaciones
sueño despierta con moderación
me pierdo con facilidad...
y no,
no vengo con manual de instrucciones.


Ruth García Martínez (Alicante)
Concurso: Regalos del Alma
Título: Hoy

Hoy nací luna,
vientre de tierra fértil
y azul marítimo.

Hoy sucumbí ante la vida
y llené mis pulmones de hojas secas,
arañé hasta el último segundo
y grité en rincones de piedra.

Hoy nací incompleta,
saco roto de mendigo
y verde yerba.

Hoy recé siendo atea
y amenacé, afilada y serena, con ser tormenta,
regalé hasta el último suspiro
y lloré sin lágrimas regando la arena.

Hoy nací y al nacer ya moría.
Hoy nací, que ya es bastante.
Mañana será otro día


Laura Llobet Pollina (Barcelona)
Concurso: Horizonte Lejano
Título: Cuadro de ausencia requerida

El día cuelga torcido de la pared
y yo sigo buscándote entre las
tres esquinas de este dormitorio
recuerdo tuyo.
Como los restos de un naufragio,
respiro la tos amarga
los hilos rotos de tu marioneta.
Porque cada soplo de mi sien
al palpitar, te ansía,cambiando
los puntos y las comas
de tus uñas, de tus manos.
Porque cada soplo de mi sien
al palpitar, te ansía y desgarra mis venas
estrelladas contra la pared
de tu frente.
Si pudiera asomarme y reconocerte...
la abriría de par en par y gritaría tan fuerte
que el eco de tu voz volvería para recogerme.


Juan Ignacio Duhalde (Argentina)
Concurso: Amor Imposible
Título: Nuestra tristeza no ha de acabar en el llanto

Nuestra tristeza no ha de acabar en el llanto
nunca fuimos tan vulgares
no nos sentaremos a parecernos sinceros
sobre las ruinas de otra resaca
no hablaremos despacio
jurando con énfasis nuestras soledades
no nos engañaremos en pensar
que las arenas del tiempo cesarán su paso
en lo que va tu cigarrillo, de la mecha hacia el filtro.
Y buscaré en tus ojos
algún fuego en la tormenta
algún nido de peregrinos, mojados y mugrientos
refugiándose de tu ira y tus lluvias.
Y entre harapos
entre espasmos y miserias
me encontraré entre los vagabundos
me miraré despacio, tratando de reconocerme
y me pediré un cigarrillo.
Nuestra tristeza acabará cuando me lo niegue.


Elisa Berna Martínez (Zaragoza)
Concurso: Aires de Libertad
Título: Mesa con periódico

Será otra mañana, de esas que aburren
mi calendario, lleno de mañanas.
Paso página y el cielo estará
o quizá no, de nuevo encapotado,

pero me invitará otra vez la silla
y la mesa escondida en mi rincón
a dibujar tu mano delicada,
como si fuera ayer, cuando aún estabas.

Ya ha pasado tu alma de relámpago,
lo mismo que un parpadeo inconsciente,
por la silla, la mesa, el periódico
de noventa días acumulado.

Yo sin embargo, caduca, persisto
en mantener tu nariz de botón
balanceándose en mi espacio contiguo,
olfateando entre el papel y la tinta.

Pese a todo, va a ser otra mañana,
ya sin ti, como fueron otras muchas.
¿Me pasa el periódico cuando acabe?
Me tengo que llenar con titulares...


Alejandra Guglielmone (Uruguay)
Concurso: Rayo de Esperanza
Título: No olvides

No olvides que te espero
con las piernas
colgadas del horizonte,
con el café de todas las mañanas
y el malhumor de algunos días.

No olvides que sigo aquí
en la misma dirección
desde hace algunos años.
Quizás te asombre
que el llamador ya no esté en la puerta
pero igualmente puedes entrar a mis ojos
y recorrerlos.

No olvides
(aunque pierdas la memoria
en la hondura de otra mirada).


Pablo Dacal (Argentina)
Concurso: Vivir Soñando
Título: Acuerdo

Hagamos como si recién te hubieras ido
y como si ya estuvieras por regresar
de comprar el pan, de devolver una película
o del supermercado.
Como si hoy no fuera Domingo y yo no tuviera
cinco agujeros de bala
en el pecho.
Hagamos como si los mensajes del contestador
fueran tuyos y tu voz no titubeara en ellos.
Como si esto no hubiera sido escrito,
ni sentido.
Hagamos como si anoche
el viento no hubiera causado estragos
en las terrazas de las casas familiares
y como si la tristeza
no fuera un monstruo de dos cabezas
sentado al pie de mi cama
que se iría al verte llegar
de comprar el pan, de devolver una película
o del supermercado.


Cristina Núñez Pereira (Madrid)
Concurso: Luces y Sombras
Título: Soneto del amor bien medido

Perfecta entre tus senos la cesura,
consonante la rima en tu cadera.
(Sin ti; yo, cabo roto, estrofa huera.)
Ni un solo ripio afea tu cintura,

ni una sílaba falta en tu hermosura;
tu ritmo alejandrino me acelera,
y ni en el hemistiquio se modera
mi amor que tras tus besos se apresura.

Mi más sonoro verso queda mudo
por ti. Por ti me vuelvo pareado,
por ti yo me encadeno en un terceto,

por ti yo me encabalgo y me desnudo;
ante el tuyo, mi pie queda quebrado…
y al fin, sólo por ti, soy un soneto.


Sonia Rebollo Fides (Madrid)
Concurso: Vivencias Secretas
Título: Dry martini

Tarde de invierno jugando al escondite inglés con el deseo.

Te retengo cosido al lienzo del aquí,
entre estampas anónimas de muchachas de ojos infectados de cloro,
por los rascacielos que se enfundan ciudades para coronar áticos de cinco estrellas.
(Siento el calor de tus manos rozando lunares dormidos
emitiendo vapores que empañan tus gafas de latidos ajenos)

Por megafonía anuncian la hora...

Tus ojos lloran dry martini
y una soga enmarca el contorno de mi cuello inútil
sin perlas, ni collares.


Mercedes Bautista (Madrid)
Concurso: Calma Infinita
Título: Poema habitado: la habitación de la hija

Habitación de la hija: El verso heredado.

Hilo las ideas en el acto de tejer.
Probablemente colgaré pensamientos
miniaturas aferradas al hilo,
identificando todo con todo
tejiendo la creación del espacio poético
para sentarme en él y ser árbol.

Virginia Woolf y su alternativa
Mujer o árbol.

He cosido árboles blancos y rojos
para saberme, para conocer,
respetando la esferidad de la existencia.

Alguien cose, ¿Eres tú?
-Sí, y juego a concentrar e irradiar nostalgias
buscando mi plexo solar.

Cosía un árbol,
cosía un cuerpo,
cosía un espacio donde vivir la diferencia,
saber de lo liminar.
El loco no es el otro.


Adriana La Buonora Capó (Uruguay)
Concurso: Estrella Fugaz
Título: Y no dar más vueltas

Ya hice todos los crucigramas
leí todos los libros
oí todos los discos
pensé en todos los riesgos
construí hipótesis
-y se destruyeron al instante-
medí todas las variables
-y no me dan números redondos-
Y a la única proto-hipótesis
a la que arribo
(teniendo en cuenta crucigramas, libros, discos
riesgos, hipótesis y variables)
es que quiero estar contigo,
y no dar más vueltas.


Gema Ballesteros Marín (Madrid)
Concurso: Solamente Palabras
Título: Llama a cualquier parte del mundo

La cabina vacía,
tibia mañana londinense.
" Call anywhere in the world "
y sólo deseo llamarte a ti.
Madrid al otro lado.


Miguel Erasmo Zaldivar Carrillo (Cuba)
Concurso: Momentos Eternos
Título: Rectitud

Siempre me gustaron las rectas.
Tan correctas ellas, tan exactas.

Con rectas aprendí que podrían construirse los más disímiles cuerpos geométricos.
Un cubo, una pirámide, y hasta una casa.

Tuve una madre muy recta y rectos maestros.
Al final, mi desviada adolescencia acabó rectificando.
Llegué a ser, lo que se dice, un hombre recto; listo para el matrimonio.

Todo fue bien hasta que llegaste tú:
Nadie me había dicho que la recta es solo un pequeño trozo de curva
y que lo importante era saber cuándo cambiar de dirección.
No me hablaron del espacio, ni de las órbitas.
Ni de las caderas que tuercen hasta al más recto de los hombres.
Ni de esos volcanes apezonados, en nada rectos.

Estoy a punto de quedar solo en este mundo porque mi rectitud me impide orbitar:
Claro; no es posible dar la vuelta a un corazón rectilíneamente.

Ya ves, mujer de claras curvas.
Que esos aguaceros de disculpas no son más que discontinuidades de estas rectas mías,
Que han tenido que aprender a borrarse algunos trozos
para trazar; a tu gusto,
alguna que otra imperfecta flor.


José Luis Martín Mulero (Badajoz)
Concurso: Penumbra y Amanecer
Título: Sin palabras

Hoy las palabras me salen perezosas,
sin convicción ni entusiasmo,
sin brío ni alegría,
apenas sin aire, casi en pedazos.

Hoy de mi boca brota
un hilo de sílabas
enredado en espirales
que cuelgan de los labios.

Ayer perdí los acentos,
las comas, los hiatos...
las haches sonaban
a corazón oxidado.

Mañana tengo miedo
...a quedarme sin vocales
...a llorar en consonantes
...a reír en silencio.


Jorge Julio Echeverri Botero (Colombia)
Concurso: Verano Encantado
Título: Cuestiones Felinas

No sé porqué, pero tu gato
sabe que lo odio.
Lo he visto
anudarse justo sobre tu vientre
cuando te deseo
y entonces
saca su lengua obscena y se relame
y algo muy parecido a una sonrisa burlona
se dibuja en su rostro
casi humano
y me mira con sus ojos de bestia
casi humanos
con un desprecio infinito
como si supiera
del daño que me hace.
Hoy que me has preguntado francamente
¿Cuál felino? ¿Cuál gato?
He debido pensar
en lo mucho que ignoro
de tu vientre.


Ricardo Ríos Arias (Perú)
Concurso: Primavera Eterna
Título: Efímeros

Yo soy el efímero,
El inútil constelado.

El que ríe y da miedo

y da pena y estornuda.

Yo soy y no soy.
Esa es mi profundidad.

Cojo al vuelo mi pata de mosca.

Prometeo desencadenado
vuelto a encadenar.

Soy el que adora la muerte,
porque la muerte es el lado presente.
La vida es tan sólo
una broma
Por eso río y espero.


Antonio Izquierdo Sánchez (Cadiz)
Concurso: Invierno Nevado
Título: Guerra interior

Mete la cabeza en mi boca
aparta la amígdalas y mira hacia abajo.
Si está oscuro, enciende antorchas
de trapos viejos impregnados en gasolina.
Si está oscuro, enciende lámparas
de bombillas a 220 o de bombillas a 125.
Si está oscuro, enciende candelabros
de velas en espiral con mechas blancas.
Si está oscuro, ponte casco de minero
aparta las amígdalas y mira hacia abajo.
Verás batallas y guerras en el fondo
y verás vencedores festejando la victoria
y verás vencidos retrocediendo para coger impulso.


Seneb Lahsen Bachi (Ceuta)
Concurso: Noche Otoñal
Título: De ti

De ti,
me queda un túnel adentro,
un hueco en mi que no alcanzo,
una nada oscura que albergo,
un largo enero,
una guerra entre el agua y el fuego,
un dolor con el acero
de haberte perdido,
con el tesoro
de haberte tenido.
De ti me queda
un ti infinito
y un infinito
en mi escondido.


Fernando Morales (Argentina)
Concurso: Crepúsculo Soñado
Título: Dificultades con las cosas

No es que esté solo, mamá, creeme
estoy conmigo y eso es peor
también creeme.
Las cosas son mil veces peores de lo que te imaginás
hay más monstruos de los que pueden tapar tus manos.

Tu protección, mamá
tu lucha a muerte contra las sombras que me acosan
el escudo de tu cuerpo, tus palabras
todo es una arena fácil que deshacen las nuevas aguas.

Aquí en la vereda estoy a merced de los demás
peligran mi triciclo, mis patines
pero más peligra (qué difícil)
mi corazón de creer que la vida es para uno.
Me lo van a pisar, mamá, a ensartar en una pica
me van a bajar del triciclo a cachetazos
me van a decir que el mundo es del que sabe manejarlo
y vos, que nunca me enseñaste a no ser torpe,
vas a venir y me vas a decir mi niño
y yo te voy a mirar y no te voy a decir nada
porque estoy empezando a entender.


Olga López Portela (Valladolid)
Concurso: Atardecer Sereno
Título: Yo no Jane

Yo no Jane, yo mujer con labios que ya han hecho maletas.
Tu dejar sueños sin código pin y con anemia,
tu convertir cama mía en cementerio de Kleenex,
tu tener corazón de sintasol que "Autoridades Sanitarias advierten,
perjudica seriamente mi salud"...
Yo no buscar más en libro de instrucciones entenderte
yo no dejar tu fabriques con mi piel más regresos,
yo poner cero en cuenta kilómetros de corazón
y tirar nombre tuyo por desagüe.
Yo no Jane, yo mujer uñas mordidas
yo mujer al borde de tu ausencia,
en esta noche triste, como una escalera mecánica.


José Luis Miranda Cruz (Madrid)
Concurso: Mañana Luminosa
Título: Lectura de “ALTO JORNAL” del poeta zamorano Claudio Rodríguez”

He aquí un texto de poesía.
Literatura. Existencia.
Vida que esclarece, viento
delicado. Tierra alegre.
Asoma en brazos del alba.
Baja de la nube para enseñar.
Para ser cuerpo. Para sentir
desconfianza y solidez.
Para ser libre y riego.
Para ser trascendencia y ruido.
Porte de pies ágiles. Arrullo
de voz ronca.

Aquí está el poema.
Cala, salva obstáculos. Es altísimo
juego. Espigada palma. Lumbre
de paja trigal. Aguja que hilvana
el agua. Escoplo que abre un ojal
donde anuda el manto atezado
de la noche.


Antonio Cuartero (Zaragoza)
Concurso: Amanecer Silencioso
Título: Mi amor son unas manos

Mi amor son unas manos deshojadas de pronto
que nadan sin encuentro -vírgenes del agua turbia-
vacuas, impolutas, carentes de su bálago.
Modelando en el aire una figura,
prenden, para sentir su tacto, virtuales alimentos.
Nada existe tras ellas y todo es su silencio;
son un árbol, son todo cuanto rozan sus dedos incendiarios.
...Y danzan sin sentido para ser,
acaso para apagar su pálpito, o colmarse sin fin
estremecidamente...
Órbita desorientada de sí­ mismas,
cuencos que se cierran en mis labios,
manos que temo que me oculten,
materia que se inflama, brasa apaciguada,
sueños de ceniza en la garganta, o tal vez polvo...
¿Quién las desciende a los cielos
o las asciende reptando humedecidas?
¿Quién las hace resbalar
y sumergirse hacia ese inaccesible ser
que tu imagen inmóvil guarda?

Y sí se atrevieron a traducirlo...

Behar dudanetan ezin naiz babestu zure besoetan, baina badakit hor zaudela izkutatuta nire bihotzean, zure irrifarra gogoan ezin ahaztu eta ezin ikutu, zergatik ez zauden nirekin,ezin dut jasan,ezin dut ulertu...


Susana Mendo
Aviso; mi euskera ya olvidado je je je es que no hablo ná!!!! pero bueno, alguna palabra no la entiendo demasiado pero creo que este texto viene a decir esto:

"no puedo protegerme en los brazos que necesito, pero sé que está en mi corazón, no puedo olvidar el recuerdo de tu sonrisa y no puedo tocarte, porque no estás conmigo, no puedo soportarlo, no puedo entenderlo..."

Let's do it. Viernes, 05 de marzo de 2010

Arrepentirse de lo que se dice y de lo que no se dice, no arrepentirse. Saltar al vacío sin paracaídas, y encogerse de hombros ante la hazaña. ¿Preparados para disfrutar? Para lamentarse siempre hay tiempo. Dejemos los lloros y las disculpas a un lado, y hagamos lo que mejor sabemos hacer. Tu mirada me lo pide, y yo ya no aguanto más. ¿Has oído eso? Seguro que sabes lo que es. No más excusas ni más silencios. Entrelaza tus piernas con las mías, bailemos ahora, déjate acunar, déjate llevar, déjate morir…

Cambios en la RAE


La Real Academia de la Lengua dará a conocer próximamente la reforma modelo 2000 de la ortografía española que tiene como objetivo unificar el español como lengua universal de los hispanohablantes. Me han mandado, con carácter exclusivo, un documento reservado que revela cómo se llevará a cabo dicha reforma. Será, pues, una enmienda paulatina, que entrará en vigor poco a poco, para evitar confusiones.

La reforma hará mucho más simple el castellano de todos los días, pondrá fin a los problemas de ortografía que tienden trampas a futbolistas, abogados y arquitectos de otros países, especialmente los iberoamericanos, y hará que nos entendamos de manera universal quienes hablamos esta noble lengua.

De acuerdo con el expediente secreto, la reforma se introducirá en las siguientes etapas anuales: ... Ver más

Supresión de las diferencias entre c, q y k.- Komo despegue del plan, todo sonido parecido al de la k (este fonema tiene su definición téknika lingüístika, pero konfundiría mucho si la mencionamos akí) será asumido por esta letra. En adelante, pues, se eskribirá kasa, keso, Kijote.

También se simplifikará el sonido de la c y la z para igualarnos a nuestros hermanos hispanoamericanos que convierten todas estas letras en un úniko fonema s. Kon lo kual sobrarán la c y la z: "el sapato de Sesilia es asul."

Por otro lado, desapareserá la doble c y será reemplasada por x: "Tuve un axidente en la Avenida Oxidental". Grasias a esta modifikasión los españoles no tendrán ventajas ortográfikas frente a otros pueblos hispanoparlantes por su estraña pronunsiasión de siertas letras.

Así mismo, se funden la b kon la v; ya que no existe en español diferensia alguna entre el sonido de la b larga y la v chikita. Por lo kual, a partir del segundo año, desapareserá la v y beremos kómo bastará con la b para ke bibamos felises y kontentos.

Pasa lo mismo kon la elle y la ye. Todo se eskribirá con y: "Yébeme de paseo a Sebiya, señor Biyar". Esta integrasión probokará agradesimiento general de kienes hablan kasteyano, desde Balensia hasta Bolibia. Toda b será de baka, toda b será de burro.

La hache, kuya presensia es fantasma en nuestra lengua, kedará suprimida por kompleto: así, ablaremos de abichuelas o alkool.

A partir del tercer año de esta implantación, y para mayor konsistensia, todo sonido de erre se eskribirá con doble r: "Rroberto me rregaló una rradio".

No tendremos ke pensar kómo se eskribe sanaoria, y se akabarán esas complikadas y umiyantes distinsiones entre "echo" y "hecho". Ya no abrá ke desperdisiar más oras de estudio en semejante kuestión ke nos tenía artos.

Para ebitar otros problemas ortográfikos se fusionan la g y la j, para que así jitano se eskriba komo jirafa y geranio komo jefe.Aora todo ba con jota: "El jeneral jestionó la jerensia". No ay duda de ke esta sensiya modifikasión ará que ablemos y eskribamos todos con más rregularidad y más rrápido rritmo.

Orrible kalamidad del kastellano, en jeneral, son las tildes o asentos. Esta sancadiya kotidiana jenerara una axion desisiba en la rreforma; aremos komo el ingles, que a triunfado unibersalmente sin tildes. Kedaran ellas kanseladas desde el kuarto año, y abran de ser el sentido komun y la intelijensia kayejera los ke digan ake se rrefiere kada bocablo. Berbigrasia: "Komo komo komo komo!"

Las konsonantes st, ps o pt juntas kedaran komo simples t o s, kon el fin de aprosimarnos lo masimo posible a la pronunsiasion iberoamerikana. Kon el kambio anterior diremos ke etas propuetas osionales etan detinadas a mejorar ete etado konfuso de la lengua.

Tambien seran proibidas siertas konsonantes finales ke inkomodan y poko ayudan al siudadano. Asi, se dira: "ke ora es en tu relo?", "As un ueko en la pare" y "La mita de los aorros son de agusti". Entre eyas, se suprimiran las eses de los plurales, de manera que diremos "la mujere" o "lo ombre"

Despues yegara la eliminasion de la d del partisipio pasao y kanselasion de lo artikulo.- El uso a impueto ke no se diga ya "bailado" sino "bailao", "erbido" sino "erbio" y "benido" sino "benio". Kabibajo asetaremo eta kotumbre bulgar, ya ke el pueblo yano manda, al fin y al kabo; dede el kinto año kedaran suprimia esa de interbokalika ke la jente no pronunsia. Adema, y konsiderando ke el latin no tenia artikulo y nosotro no debemo imbentar kosa que nuetro padre latin rrechasaba, kateyano karesera de artikulo. Sera poko enrredao en prinsipio, y ablaremo komo fubolita yugolabo, pero depue todo etranjero beran ke tarea de aprender nuebo idioma rresultan ma fasile. Profesore terminaran benerando akademiko ke an desidio aser rreformas klabes para ke sere umano ke bibimo en nasione ispanoablante gosemo berdaderamente del idioma de Serbante y Kebedo.

Eso si: nunka asetaremo ke potensia etranjera token kabeyo de letra eñe.

Eñe rrepresenta balore ma elebado de tradision ispanika y primero kaeremo mueto ante ke asetar bejasione a imbolo ke a sio korason bibifikante de istoria kastisa epañola unibersa.

Almudena Guzmán. Antología

Poeta española nacida en Madrid en 1964.
Licenciada en Filología Hispánica, obtuvo su Doctorado con una tesis sobre Francisco de Quevedo.
Su obra poética tiene una marcada tendencia neo-surrealista con una gran expresión de la sensualidad reflejada
en un lenguaje sincero y natural.
Colabora habitualmente con artículos de opinión en el diario ABC.
Entre las distinciones obtenidas figuran el accésit del Premio de Poesía Puerta del Sol en 1981, el Premio de Poesía Altair
en 1984, el accésit del Premio Hiperión de Poesía en 1986 y el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla en 1988.
De su obra se destacan: «Poemas de Lida Sal» en 1981, «La playa del olvido» en 1984, «Usted» en 1989,
«El libro de Tamar» en 1989 y «Calendario». ©

por ese dedo abeja que libó entre murmullos y distensiones
golosas,
las sucesivas floraciones de mi anémona nocturna.







Foto antigua

Y esa monicaca de chocolate hasta los kikis de rosados lacitos soy yo.
Quién lo diría.
Quién adivinaría en esos ojitos dulces un atisbo, sólo un atisbo de
amargura.
¡Si ella, la otra yo, la que fue voraz consumidora de leche condensada,
me conociera ahora!
Ahora que estoy hecha un asco, ajada, sin luz, luciérnaga exenta de
brillantes culebreos.
Qué pena.
La abstracción de mi mente ha culminado en un monolito de sal. Y ya
no quiero escribir más.

(La playa del olvido, 1984)







Hoy era la última tarde...

Hoy era la última tarde.

Usted no paraba de hablar
-lo hubiese matado-
y a mí me ardían las uñas cuando nos despedimos
en la parada del autobús.

Ni un sólo beso.







La ventana me remite a su coche...

La ventana me remite a su coche,
el coche al beso,
el beso a la oreja que anda siempre perdiendo pendientes,
la oreja a la boca,
la boca a las medias porque las rompe,
las medias al...
-¿Tienes un bolígrafo de más?
-Toma, y a ver si dejas de pedirme cosas,
que contigo al lado no hay quien coja un apunte,
Mari Carmen.







Leo lo que escribí de ti y de mí...

Leo lo que escribí de ti y de mí
en esos días de tanta lluvia,
con Bach y los naranjos
de contertulios ante el fuego
y los catarros, las pupas,
las mutuas manías,
advirtiéndonos de aquella bomba colgada
del tiesto de las glicinas
que oscilaba sobre nuestras cabezas
sin llegar a caer,
contenida por el Atlante de la risa
y el lujo inaudito
de poder ignorarnos,
de tener tiempos muertos,
de no abundar en preguntas y respuestas
cuando había tanto que disfrutar del silencio.

Desde entonces hasta ahora
los atlantes se nos han vuelto anémicos
y quién sabe si ésos fueron y serán nuestros últimos días de lluvia,
pero,
de todas formas,
me sigue gustando leer lo que escribí de ti y de mí,
en especial lo de tu imagen con bufanda
volviendo de comprar la leche y el pan,
y la mía con sonrisa y pijama de osos pandas
saludándote desde el balcón.







Llama de lluvia maya

Estalla la poesía de tu piel, Juan, como la miel en un cedro
mojado; te veo y eres la luz, el brote oloroso que abre las
ventanas de un día feliz.
Ya ves, aquí me tienes jugando con los grillos del alba
porque a un lado está tu pecho encendido,
las manos se te posan en mi pelo cansado
y entonces nunca ha existido cansancio en mí;
todo lo rompes, Juan, te estableces en mi corazón y allí
fundas tu casa
de guacamayos blancos, viento y sal,
las violetas vuelan exasperadas por tu aroma
y el mar se rinde
-grandioso perdedor-
ante ese cabello dorado que a todo le pide cuentas:
al amor, a los encantados caminos,
a los dioses de fuego que alumbran tus ojos de indio desarraigado.
Siento que sufras bajo los cementos de Madrid,
que te falte espacio para cambiar tus lágrimas
por las de la luna llena,
pero el tenerte aquí, el vivir junto a un nagual único, inextinguible,
junto a una llama de lluvia que nunca se apaga…
¿A quién debo agradecerle tanta dicha?







Lo peor de todo era el atardecer...

Lo peor de todo era el atardecer.

Cuando las aves frías tachonaban el bosque
de rumores y sombras,
tu recuerdo me ceñía las costillas
como un pulpo de fuego...

Daniel: ¿Por qué me has abandonado?

De "El libro de Tamar"







Nada

Nada.
No pegaba nada con tanta lluvia,
esa chaqueta de angorina rosa y botones de nácar
que él me regaló.

Tampoco encendimos una velita al apóstol,
porque un niño a nuestro lado acababa de darse un cabezazo
tremendo contra la pila bautismal,
y que hubo que consolarlo hasta que llegaron sus padres.

El museo nos desilusionó.
Yo me puse rara y él venga a mirar al cielo,
y al final un paseo dudosamente conciliador por los
soportales
-basta que a mí me hicieran gracia los punkies, para que
a él lo escandalizasen-,
después de mi vaso de leche y su maniática ginebra
"MG con Schweppes de naranja, por favor".

Ah,
se me olvidaba contaros
que el frío fue la nota predominante del día
y que la noche, a pesar de todo, la pasamos juntos.

Espalda contra espalda.







Nunca más volviste...

Nunca más volviste,
Daniel.

Desde entonces ya no hubo patio
ni baúles con especias,
ni la luz posó sus labios
en los membrillos del aparador.

Y en vez de tu cuerpo fue la fiebre,
la humedad,
el tremendo cansancio
fluyendo de los frascos de perfume.


Por la tarde se me cala el cabello
en un charco de polvo.

Por la noche agrietaba con los nudillos
el ventanal de mi cuarto.

De "El libro de Tamar"







Presos los dos de aquel imposible decoro...

Presos los dos de aquel imposible decoro
adolescente,
ni yo me sonrojé ni usted tampoco hizo nada por llamarse
al orden
cuando después de las risas y las aceitunas rellenas,
habiéndonos lubricado previamente el oído
con una minuciosa lista de vicios sexuales,
fuimos al amor como quien va al estanco de los primeros
cigarrillos.







Quién es esta sombra...

Quién es esta sombra
que aterriza limpiamente en mi cuerpo
como un halcón.

Su garra me frena las muñecas y la huida.

Su aliento de niebla va sajando despacio,
los tersos y ahora bermejos visillos de mi vientre.








Señor...

Señor,
usted no lo sabe
y sin embargo sus arrugas,
tersándome la mañana,
me han obligado a iniciar una huelga de novios
desde que lo conozco.

Y hoy
-mientras los dos nos mirábamos de reojo, cada uno
en un extremo de la barra-,
mi guedeja más anarquista
ha optado definitivamente por afiliarse a sus ojos







Señor, ahora que mi piel y la suya...

Señor,
ahora que mi piel y la suya
-después de las sábanas-
han formado un nuevo «collage» en el agua,
no es el mejor momento para hablarle,
desde luego,
pero aprovechando que estoy arriba
y usted debajo,
quisiera decirle
-casi no me atrevo con sus ojos-
que no puedo más,
que voy a pararme.

-Era el placer como una de esas muñecas rusas que se abren
y aparece otra,
y otra...-







Señor, la lluvia del domingo...

Señor,
la lluvia del domingo
es una inmensa bañera
que me sumerge a cámara lenta
en el telón espumoso de sus rizos del sábado.







Señor, las horas desnudas...

Señor,
las horas desnudas,
como limones al trasluz,
se exprimen en mi muñeca
de una manera desesperadamente cobarde:
estoy, para variar y por no quedarme en casa,
con alguien que me aburre los besos.







Señor, si usted sabe...

Señor,
si usted sabe
que yo ahora estoy celosa
por lo que me ha dicho,
tenga al menos el detalle de no hacérmelo notar durante
la cena.

(Nunca en mi vida enrollé espaguetis con tanto odio.)







Si todo esto cambiase...

Si todo esto cambiase,
si me dijera usted, de pronto, que me ama,
yo ni me detendría para hacer la maleta.

Huiría luchando contra el miedo a la costumbre
de su cuerpo.







Soñando...

Soñando,
tibia su lengua para mis pestañas que renacen.

Ilusoria blancura de los dientes al mártir contraluz
de su sangre y sus labios.







Soy un racimo de uvas...

Soy un racimo de uvas
y aguanto como puedo
este oleaje creciente de mi boca
aguijoneándome al sol.

Hasta que estallo.







Subo...

Subo.
Bajo escalones.

Pero esta angustia atrancándoseme en la piel como una
cremallera rota,
tampoco cede al sudor.

Y ya todo el sueño es un inmenso garaje de copas vacías
que el agudo de su ausencia con mi grito rompe.







Ultimatum

¡Oh Juan!, ¿por qué sueñas siempre rosas?
Ya no nos caben en la habitación,
esto no puede seguir así:
Cada día te levantas con las sábanas llenas de rosas
y si por casualidad hacemos el amor
no se conforman con quedarse quietas de mañana, no:
danzan las gamberras al son de los exquisitos minués que trazan
tus dedos al vestirme.

Por eso me niego a que me pongas la camisa,
a que me anudes el pañuelo…,
dime, ¿qué vas a hacer con esa encina desdentada y la camelia negra
que se vieron contigo cuando terminastes de dar un paseo por el
campo?

Ayer nos sorprendió un aguacero precioso
y como yo no llevaba gorro y sí el pelo recién lavado,
convertistes la gotas en diminutos paraguas de nácar,
yo te agradezco la gentileza de tu magia
pero el campo necesita agua
y lo dejastes blanco, tan blanco,
que parecía leche cuajada.
Menos mal que luego caíste en la cuenta del error
y los paraguas volaron para dejar paso
a tres mil nubes que se posaron dulcemente
en los prados, en los cerros, en los sembrados
para dar alegría y pan al santo campesino
que se hizo arrugas de un metro de profundidad por re tanto.
En fin, Juan, haces lo que quieres con la naturaleza
y a mí me irrita el no poder enfadarme nunca contigo
a pesar de tener motivos grandes y justificados.

Desde ahora te anuncio mi ultimátum:
una de dos, o renuncias a tu poder modificante
de niños que cambian pañales por barco,
de aceituna que, porque le da la gana, se transforma en ciruela los
domingos,
o nos mudamos a otra buhardilla
que tenga el suficiente espacio para meter allí todos los trastos…
¡Porque mira que eres pesado!
Porque mira que te quiero tanto, alquimista barato.







Una mujer de ron y esmalte negro...

1
Una mujer de ron y esmalte negro,
flequillo y vagina cosmopolitas,
me abre sus piernas tras los cristales del mueble.

Es la niebla

2
Veladamente,
descorriendo pestillos,
ha llegado hasta mi cuarto
una pantera translúcida con la piel de diamante
que me morderá la nuca cuando menos lo espere.

Es el deseo.

(Usted, 1986)







Usted se ha ido...

Usted se ha ido. Pero tampoco conviene dramatizar
las cosas.

Cuando salgo a la calle,
aún me quedan muchas tapas risueñas en el tacón,
y mis medias de malla consiguen reducir la cintura
de la tristeza
si su ausencia va silenciándome en una resaca
de escarcha.

O sea, que no estoy tan mal.
Porque yo podré ser de vez en cuando un eclipse. Pero
nunca
un eclipse sin sangre de luz.







Usted se inmiscuye en mi bufanda...

Usted se inmiscuye en mi bufanda
desde una aurea blanquísima que me reverbera los labios.

No me muevo,
no fumo -quizá a su silencio le moleste esa arruga en la nieve-;
y sólo cuando marcha me doy cuenta
de que he estado aguantándome el pis todo el rato.







Usted se me escapa en los pasillos como...

Usted se me escapa en los pasillos como
un discóbolo impregnado de aceite.

Pero todo lo que habla es una mano enguantada
por mis medias.
(Desnuda, froto su voz contra las caderas de la sábana
para no dormirme tan triste.)







Veladamente...

Veladamente,
descorriendo pestillos,
ha llegado hasta mi cuarto
una pantera translúcida con la piel de diamante
que me morderá la nuca cuando menos lo espere.

Es el deseo.







Volvemos a comer juntos...

Volvemos a comer juntos.
Este hombre cada día más guapo y a ti te rebasan las orejas.

Qué importa.
Qué importa el poco tiempo que tienes para enamorarlo,
qué importa la sopa fría
- no puedes permitirte el lujo
de perderlo de vista un solo instante, Almudena -,
si cuando vas a citar "yo siempre estoy triste"
él se anticipa y acariciándote los ojos dice que le encanta
tu alegría.

Gracias Mary por enseñármelo.

Somos infalibles en nuestra elección de amantes,
especialmente cuando necesitamos a la persona equivocada.
Y esa es, por supesto, la adecuada para algo:
para castigarnos, defraudarnos, darnos por muertos o,
lo que es peor de todo,
darnos la impresión de que no es inadecuada, sino prácticamente perfecta,
para de este modo, colgarnos en el limbo del amor"

[HANIF KUREISHI]


Edith Piaf - "Non, je ne regrette rien"


Non, rien de rien.
Non, je ne regrette rien.
Ni le bien qu'on m'a fait,
Ni le mal. Tout ça m'est bien égal!

Non, rien de rien.
Non, je ne regrette rien...
C'est payé, balayé, oublié
Je me fous du passé!

Avec mes souvenirs
J'ai allumé le feu,
Mes chagrins, mes plaisirs
Je n'ai plus besoin d'eux!

Balayés les amours
Et tous leurs trémolos,
Balayés pour toujours.
Je repars à zéro.

Non, rien de rien.
Non, je ne regrette rien.
Ni le bien, qu'on m'a fait,
Ni le mal, tout ça m'est bien égal!

Non, rien de rien.
Non, je ne regrette rien.
Car ma vie, car mes joies
Aujourd'hui, ça commence avec toi!


Traducción:

Edith Piaf - "No, nada de nada"

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Ni el bien que me han hecho,
ni el mal. ¡Todo me da igual!

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Eso está pagado, barrido, olvidado.
¡Me importa un bledo el pasado!

Con mis recuerdos
hice una fogata.
Mis tristezas,
mis placeres,
ya no los necesito.

Barridos los amores
y todos sus temores.
Barridos por siempre
comienzo de cero.

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Ni el bien que me han hecho,
ni el mal. ¡Todo me da igual!

No, nada de nada.
No, no lamento nada.
Porque mi vida, mis alegrías,
hoy, ¡todo eso comienza contigo!


PEQUEÑAS LECCIONES DE EROTISMO---GIOCONDA BELLI


(Extractos del libro "De la costilla de Eva")

I
Recorrer un cuerpo en su extensión de vela
es dar la vuelta al mundo
atravesar sin brújula la rosa de los vientos
islas golfos penínsulas diques de aguas embravecidas.
No es tarea fácil -sí placentera-
No creas hacerlo en un día o noche de sábanas explayadas
Hay secretos en los poros para llenar muchas lunas.
II

El cuerpo es carta astral en lenguaje cifrado
Encuentras un astro y quizá deberás empezar
a corregir el rumbo cuando nube huracán
o aullido profundo
te pongan estremecimientos
Cuenco de la mano que no sospechaste

III
Repasa muchas veces una extensión
Encuentra el lago de los nenúfares
Acaricia con tu ancla el centro del lirio
Sumérgete ahógate distiéndete
No te niegues el olor la sal el azúcar
Los vientos profundos cúmulos nimbos de los pulmones
Niebla en el cerebro
Temblor de las piernas
Maremoto adormecido de los besos.

IV
Instálate en el humus sin miedo al desgaste sin prisa
No quieras alcanzar la cima
Retrasa la puerta del paraíso
Acuna tu ángel caído revuélvele la espesa cabellera con la
espada de fuego usurpada
Muerde la manzana.



V
Huele
Duele
Intercambia miradas saliva imprégnate
Da vueltas imprime sollozos piel que se escurre
Pie -hallazgo al final de la pierna-
Persíguelo busca secreto del paso forma del talón
Arco del andar bahías formando arqueado caminar
Gústalos.

VI
Escucha caracola del oído
Cómo gime la humedad
Lóbulo que se acerca al labio, sonido de la respiración
Poros que se alzan formando diminutas montañas
Sensación estremecida de piel insurrecta al tacto
Suave puente -nuca- desciende al mar -pecho-
Marea del corazón susúrrale
Encuentra la gruta del agua.



VII
Traspasa la tierra del fuego la buena esperanza
navega loco en la juntura de los océanos
Cruza las algas ármate de corales ulula gime
Emerge con la rama de olivo llora socavando ternuras ocultas
Desnuda miradas de asombro
Despeña el sextante desde lo alto de la pestaña
Arquea las cejas abre ventanas de la nariz.

VIII
Aspira suspira
Muérete un poco
Dulce lentamente muérete
Agoniza contra la pupila extiende el goce
Dobla el mástil hincha las velas
Navega dobla hacia Venus
estrella de la mañana
- el mar como un vasto cristal azogado -
duérmete náufrago.

Y ahora...Antología de Cristina Peri Rossi


Afrodita

Y está triste
como una silla abandonada
en la mitad del patio azul
Los pájaros la rodean
Cae una aguja
Las hojas resbalan
sin tocarla
Y está triste
en mitad del patio
con la mirada baja
los pechos alicaídos
dos palomas tardas
Y un collar
sin perro
en la mano

Como una silla vacía.

"Diáspora" 1976




Babel desnuda

Babel, desnuda, acaba de nacer.
Babel, desnuda, es como un niño ciego,
no tiene ojos
y mira, horrorizada,
con los ojos del tacto
que descubren superficies
que no siempre es amable tocar.

Babel, desnuda,
palpa, toca, roza, empuja, oprime:
sus manos son las palabras
de un mudo
que en el terror del silencio
sabe que hay un secreto.




Bitácora

No conoce el arte de la navegación
quien no ha bogado en el vientre
de una mujer, remado en ella,
naufragado
y sobrevivido en una de sus playas.

"Linguística general" 1979




Dedicatoria

La literatura nos separó: todo lo que supe de ti
lo aprendí en los libros
y a lo que faltaba,
yo le puse palabras.

"Evohé" 1971




Después

Y ahora se inicia
la pequeña vida
del sobreviviente de la catástrofe del amor:

Hola, perros pequeños,
hola, vagabundos,
hola, autobuses y transeúntes.

Soy una niña de pecho
acabo de nacer
del terrible parto del amor.

Ya no amo.

Ahora puedo ejercer en el mundo
inscribirme en él
soy una pieza más del engranaje.

Ya no estoy loca.

"Otra vez eros" 1994





Distancia justa

En el amor, y en el boxeo
todo es cuestión de distancia
Si te acercas demasiado me excito
me asusto
me obnubilo digo tonterías
me echo a temblar
pero si estás lejos
sufro entristezco
me desvelo
y escribo poemas.

"Otra vez eros" 1994




Erótica

Tu placer es lento y duro
viene de lejos
retumba en las entrañas
como las sordas
sacudidas de un volcán
dormido hace siglos bajo la tierra
y sonámbulo todavía

Como las lentas evoluciones de una esfera
en perpetuo e imperceptible movimiento
Ruge al despertar
despide espuma
arranca a los animales de sus cuevas
arrastra un lodo antiguo
y sacude las raíces

Tu placer
lentamente asciende
envuelto en el vaho del magma primigenio
y hay plumas de pájaros rotos en tu pelo
y muge la garganta de un terrón
extraído del fondo
como una piedra.

Tu placer, animal escaso.




Escorado

Mirándola dormir
dejé que el barco se inclinara
lentamente hacia un costado
precisamente el costado
sobre el que ella dormía
apoyando apenas la mejilla izquierda
el ojo azul
la pena negra de los sueños
y por verla dormir
me olvidé de maniobrar
pensando en las palabras de un poema
que todavía no se ha escrito
y por ello
era el mejor de todos los poemas
tan sereno
tan sutil como su piel de mujer casi dormida
casi despierta,
tan perfecto como su presencia inaccesible
sobre la cama,
proximidad engañosa de contemplarla
como si realmente pudiera poseerla
allá en una zona transparente
donde no llegan las sílabas orando
ni el clamor de las miradas
que quieren acercarse
en la falsa hipócrita intimidad de los sueños.

"Descripción de un naufragio" 1974



Escoriación

Herida que queda, luego del amor, al costado del cuerpo.
Tajo profundo, lleno de peces y bocas rojas,
donde la sal duele, y arde el yodo,
que corre todo a lo largo del buque,
que deja pasar la espuma,
que tiene un ojo triste en el centro.
En la actividad de navegar,
como en el ejercicio del amor,
ningún marino, ningún capitán,
ningún armador, ningún amante,
han podido evitar esa suerte de heridas,
escoriaciones profundas, que tienen el largo del cuerpo
y la profundidad del mar,
cuya cicatriz no desaparece nunca,
y llevamos como estigmas de pasadas navegaciones,
de otras travesías. Por el número de escoriaciones
del buque, conocemos la cantidad de sus viajes;
por las escoriaciones de nuestra piel,
cuántas veces hemos amado.

"Descripción de un naufragio" 1975





Invocación

Si el lenguaje
este modo austero
de convocarte
en medio de fríos rascacielos
y ciudades europeas
fuera
el modo
de hacer el amor entre sonidos
o el modo
de meterme entre tu pelo

"Diáspora" 1976




La bacante

Allí, escondida en las habitaciones.
Ah, conozco sus gestos antiguos
la belleza de los muebles
el perfume que flota en su sofá
y su ira
que despedaza algunas porcelanas.
Husmea las flores encarnadas
las estruja nerviosamente
-esa belleza la provoca-
las rasga las lanza lejos
caen los doseles sobre el lecho
se pasea febril por las habitaciones
está desnuda y nada la sacia
abre cajones sin sentido
enciende el fuego en la chimenea
regaña a las criadas
y al fin temible, con el hocico temblando,
se echa desnuda en el sofá,
abre las piernas
se palpa los senos de lengua húmeda
mece las caderas
golpea con las nalgas en el asiento
ruge, en el espasmo.

"Diáspora" 1976




La pasión

Salimos del amor
como de una catástrofe aérea
Habíamos perdido la ropa
los papeles
a mí me faltaba un diente
y a ti la noción del tiempo
¿Era un año largo como un siglo
o un siglo corto como un día?
Por los muebles
por la casa
despojos rotos:
vasos fotos libros deshojados
Éramos los sobrevivientes
de un derrumbe
de un volcán
de las aguas arrebatadas
y nos despedimos con la vaga sensación
de haber sobrevivido
aunque no sabíamos para qué.

"Babel bárbara" 1991




Las palabras son espectros...

Las palabras son espectros
piedras abracadabras
que saltan los sellos
de la memoria antigua

Y los poetas celebran la fiesta
del lenguaje
bajo el peso de la invocación

Los poetas inflaman las hogueras
que iluminan los rostros eternos
de los viejos ídolos

Cuando los sellos saltan
el hombre descubre
la huella de sus antepasados

El futuro es la sombra del pasado
en los rojos rescoldos de un fuego
venido de lejos,
no se sabe de dónde.

"Babel bárbara" 1991







Manual del marinero

Llevados varios días de navegación
y por no tener nada que hacer
estando la mar en calma
los recuerdos vigilantes
por no poder dormir,
por llevarte en la memoria
por no poder olvidar la forma de tus pies
el suave movimiento de ancas a estribor
tus sueños iodados
peces voladores
por no perderte en la casa del mar
me puse a hacer
un manual del marinero,
para que todos supieran cómo amarte, en caso de naufragio,
para que todos supieran cómo navegar
en caso de maniobras
y por si acaso
hacer señales
llamar con la o que es roja y amarilla
llamarte con la i
que tiene un círculo negro como un pozo
llamarte desde el rectángulo azul de la ese
suplicarte con el rombo de la efe
o los triángulos de la zeta,
tan ardientes como el follaje de tu pubis.
Llamarte con la i
hacer señales
alzar la mano izquierda con la bandera de la ele,
subir ambos brazos para dibujar
-en el relente nocturno-
las dulzuras lúgubres de la u.

"Descripción de un naufragio" 1974







Mensajes

Cómo amaba los manuscritos de tus manos
en la alfombra
en la mesa de todos los días
en los mansos atardeceres
en el polvo de la ventana
en la monótona arena de la playa
Mansas manos
mensajes monosilábicos

Pero nunca supiste qué palabra escribías.

"Linguística general" 1979




Navegación

En las mansas corrientes de tus manos
y en tus manos que son tormenta
en la nave divagante de tus ojos
que tienen rumbo seguro
en la redondez de tu vientre
como una esfera perpetuamente inacabada
en la morosidad de tus palabras
veloces como fieras fugitivas
en la suavidad de tu piel
ardiendo en ciudades incendiadas
en el lunar único de tu brazo
anclé la nave.
Navegaríamos,
si el tiempo hubiera sido favorable.

"Linguística general" 1979





No quisiera que lloviera...

No quisiera que lloviera
te lo juro
que lloviera en esta ciudad
sin ti
y escuchar los ruidos del agua
al bajar
y pensar que allí donde estás viviendo
sin mí
llueve sobre la misma ciudad
Quizá tengas el cabello mojado
el teléfono a mano
que no usas
para llamarme
para decirme
esta noche te amo
me inundan los recuerdos de ti
discúlpame,
la literatura me mató
pero te le parecías tanto.

"Diáspora" 1976




Oración

Líbranos, Señor,
de encontrarnos
años después,
con nuestros grandes amores.

"Inmovilidad de los barcos" 1997




Plenilunio

Por cada mujer
que muere en ti
majestuosa
digna
malva
una mujer
nace en plenilunio
para los placeres solitarios
de la imaginación traductora.

"Diáspora" 1976




Reminiscencia

No podía dejar de amarla porque el olvido no existe
y la memoria es modificación, de manera que sin querer
amaba las distintas formas bajo las cuales ella aparecía
en sucesivas transformaciones y tenía nostalgia de todos los lugares
en los cuales jamás habíamos estado, y la deseaba en los parques
donde nunca la deseé y moría de reminiscencias por las cosas
que ya no conoceríamos y eran tan violentas e inolvidables
como las pocas cosas que habíamos conocido.

"Diáspora" 1976







R.I.P.

Ese amor murió
sucumbió
está muerto
aniquilado fenecido
finiquitado
occiso perecido
obliterado
muerto
sepultado
entonces,
¿porqué late todavía?

"Inmovilidad de los barcos" 1997





Si el lenguaje...

Si el lenguaje
este modo austero
de convocarte
en medio de fríos rascacielos
y ciudades europeas
Fuera
el modo
de hacer el amor entre sonidos
o el modo
de meterme entre tu pelo








Tango

La ciudad no eras vos
No era tu confusión de lenguas
ni de sexos
No era el cerezo que florecía -blanco-
detrás del muro
como un mensaje de Oriente
No era tu casa
de múltiples amantes
y frágiles cerraduras

La ciudad era esta incertidumbre
la eterna pregunta -quién soy-
dicho de otro modo; quién sos.

"Otra vez eros" 1994




Última entrevista

La última entrevista fue triste.
Yo esperaba una decisión imposible:
que me siguieras a una ciudad extraña
donde sólo se había perdido un submarino alemán
y tú esperabas que no te lo propusiera.
Con el vértigo de los suicidas
te dije: « Ven conmigo» sabiéndolo imposible
y tú -sabiéndolo imposible- respondiste:
«Nada se me perdió allí» y diste la conversación
por concluida. Me puse de pie
como quien cierra un libro
aunque sabía -lo supe siempre-
que ahora empezaba otro capítulo.
Iba a soñar contigo -en una ciudad extraña-,
donde sólo un viejo submarino alemán
se perdió.
Iba a escribirte cartas que no te enviaría
y tú, ibas a esperar mi regreso
-Penélope infiel- con ambigüedad,
sabiendo que mis cortos regresos
no serían definitivos. No soy Ulises. No conocí
Itaca. Todo lo que he perdido

"Inmovilidad de los barcos" 1997




Y el psiquiatra me preguntó...

Y el psiquiatra me preguntó:
-¿A qué asocia el nombre de Alejandra?-
El dulce nombre de Alejandra
el olor de los pinos y cipreses
casas rojas castillos medioevales
una dama en el umbral
muebles púrpuras
la prodigiosa simetría de los parques
una hoja siempre en blanco
delante del ojo que acaricia
la falta de sonido
las lilas de los muros
un dolor enfermizo por casi todo
el muelle gris
las cosas que sólo existen en jardines
para decir cuyos nombres
es necesario empezar por Alejandra
la antigüedad de algunas piedras
respiración entrecortada
la dificultad
para hacer amigos,
en fin, medianoches fatales
en que todo nos falta
especialmente
un amigo
una amiga
inolvidables.

"Diáspora" 1976

Pues para empezar... un poemita de Neruda.

Walking Around
Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
Navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tapias mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos
ateridos, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.
Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.




Pablo Neruda

Mi primera entrada...

Pues la verdad, es la primera vez que hago esto, y mas que nada es por la insistencia de varias personas de mi entorno (Patri.....) en que ponga aquí todo lo que muevo en facebook, pero de una manera un poco más personal.
Ahora mismo ni s eme ocurre qué decir, es lo que tiene esto de la hoja en blanco, así que por hoy, y como prueba, no está mal.