viernes, 4 de diciembre de 2015

"¿Por qué votar a IU si es tirar un voto? ¡Hay que votar a Podemos!"




Hoy os escribo esto no para dar lecciones de política a nadie, pues la verdad es que entiendo más bien poco por mucho que me interese, sino para responder la pregunta arriba planteada. ¿Por qué? Por varios motivos. Voto con conciencia, voto a quien representa los valores que yo tengo, como es la laicidad del Estado, el derecho a referéndum entre Monarquía o República, a quien le interesa la sanidad y la educación pública, quien apoya a los trabajadores en ERES tramposos…

 - ¿Pero eso no lo lleva también Podemos en el programa?

 No. Reconozco que Podemos me ilusionó en las europeas pero desde luego dejó de hacerlo cuando empezó a vender puntos estratégicos de su programa para intentar conquistar todos los posibles votos de centro.

- ¿No era IU el que no quiso ir con Podemos?

Efectivamente, no quiso ir para no perder su identidad, como le ha pasado por ejemplo a Equo, que en el último momento decidió preguntar a las bases y estas abandonaron Unidad Popular para añadirse a las listas de Podemos dejando de ser de Equo. Un sí pero no.

- Sigo pensando que es tirar el voto…

Pues mira, esto es lo que yo creo, creo que habrá una coalición de PP+C’s, de PSOE+Podemos o incluso PSOE+C’s. Que Alberto Garzón no llegará a Presidente es algo que sabemos todos los votantes, nosotros incluidos, que no nos hemos caído de un guindo. Es cierto que puestos a tener a Pablo Iglesias de presidente, no estaría mal que Garzón tuviera un puesto como ministro de Economía, por ejemplo, que para ello es economista, pero eso también es soñar. Le voto porque creo que en las próximas elecciones va a haber un pluralismo que no hemos vivido nunca, al menos mi generación, y lo mejor de todo es que no habrá mayorías absolutas. Cada situación, cada enmienda, tendrá que ser sometida a votación y quiero que alguien que verdaderamente representa mis intereses esté ahí, votando por lo que yo votaría, como hicieron en la anterior legislatura la Izquierda Plural.

 - ¿Por qué atacas tanto a Podemos?

No les ataco siempre. Como decía antes, el Podemos de las elecciones europeas no estaba mal planteado, aunque tener a alguien como Javier Couso por Izquierda Unida, por ejemplo, hizo que me decantara por ellos. También es cierto que supieron aprovechar el tirón del 15M como IU no supo, pero de ahí a que ellos descubrieran el fuego hay un abismo, porque antes de ellos, ya apoyaban a la PAH, ya luchaban, ya estaban en las manifestaciones aunque por supuesto eran menos mediáticos, y así acudían sin ir diciendo necesariamente que eran de IU.

Otra cosa que no me gusta nada es lo de “no somos ni de izquierdas ni de derechas” o “somos los de abajo contra los de arriba”. La primera frase, aunque muchos la consideran trasnochada, para mí está muy vigente, y creo que en el fondo la gente lo sabe perfectamente también, lo que pasa es que parece ser que da miedo decir que eres de izquierdas, a lo máximo que llegan algunos es a considerar al PSOE de izquierdas (cuando en decisiones económicas, y no tan sólo en estas, se ha visto que son también neoliberales), da miedo porque parece que si te llaman “rojo” es un insulto. Da miedo porque parece que los comunistas van a llegar quemando iglesias y quitando las casas. Curioso, las casas, el coche, el trabajo, la sanidad, la dependencia, las ayudas… las ha quitado el capitalismo, ese que privatiza las ganancias vendiendo lo público al mejor postor mientras que las pérdidas las pagamos entre todos.
Sí que hay izquierdas y derechas porque aunque muchos se empeñan en decir que la Guerra Civil es agua pasada, que hay que dejarlo atrás y que somos unos pesados, lo cierto es que las derechas ganaron, enterraron a sus muertos, tuvimos un dictador durante 40 años y se inventaron una transición que sólo sirvió para que no fuera a la cárcel quien debía y en algunos casos, colocarles un sillón en el parlamento. Mientras, los muertos de la izquierda siguen en las cunetas, los niños robados a las republicanas siguen desaparecidos… por eso sigue siendo importante. No es abrir heridas, es cerrarlas de una vez, teniendo dónde llorar a sus muertos. Eso es algo más que me aporta IU-UP.

Sobre la segunda frase, qué decir… sí, somos los de abajo, pero también he conocido gente que se siente insultada con ello, como si ser un simple currito estuviera mal visto, como si por tener un monovolumen, una pantalla de plasma y haber viajado a Nueva York se pudiera considerar uno clase media. No, yo tengo conciencia de clase. Sé que lo que le va mejor a aquellos que salen en Hola, Semana o Sálvame Deluxe no es lo que a mí me conviene, que lo que le interesa al IBEX o a la CEOE es inversamente proporcional con lo que me interesa a mí. Soy una trabajadora asalariada que me puedo considerar privilegiada por vivir de alquiler sin tener que compartirlo, claro que también tengo dos trabajos. No hay nada malo en considerarse un obrero, el problema puede venir cuando uno se considera burgués sin serlo, que luego llegan las vacas flacas y bajan los humos poniéndonos a todos con los pies en el suelo.

Es posible que haya más diferencias o similitudes pero creo que ha quedado claro mi punto de por qué no voy a votar a Podemos y sí a IU-UP. Obviamente, cada uno votará lo que considere oportuno, como aquel que piensa que votando a C’s no es votar a la marca blanca del PP, o el que sigue votando al PSOE porque por enésima vez se van a regenerar. Por mi parte, me alegro de tener vacaciones el 21 de diciembre, pues ya sé que el 20 estaré sin despegarme de twitter viendo resultados y siendo todo lo realista que pueda.
Ánimo.

Sólo una última cosa, si estás pensando en quedarte en casa, haznos un favor a todos y ve a votar. La abstención es un mal contra el que debemos luchas todos (y no sólo contra la injusta Ley D’Hont).
                         
                            #PorUnNuevoPaís #VenimosDeMuyLejos #YoMeSumoUP

                     

jueves, 16 de julio de 2015

El precio de las convenciones para serieadictos

Como hoy estoy calentita, voy a hablar de las Convenciones para serieadictos. Gracias a Todo sobre series, la página que cree en facebook, cada vez me llega más información sobre ellas y algunas parecen interesantes, otras divertidas, y otras no me llaman la atención, pero de todo hay. El problema viene cuando veo el precio de los pases, que van desde 150 euros el más barato, que prácticamente sólo da derecho a la entrada y a sentarse en los paneles donde quede sitio, a 1200 euros. Sí, habéis leído bien, 1200 euros. Y no es que sean los precios de una particular promotora, sino que se ha extendido y ahora todos te dan la oportunidad de que te hagas fotos, te firmen autógrafos y tengas el mejor sitio siempre y cuando puedas pagar esa cantidad. ¿Nos hemos vuelto todos locos? Es cierto que los seriéfilos somos ahora mismo básicamente el target perfecto, los que más consumimos, los que más compramos, los que nos volvemos locos por figuritas, libros, juegos, camisetas… pero todo debería tener un límite. Personalmente considero que esos precios son injustos para los fans, ya que no lo consigue quien más enamorado esté de una serie, sino el que más dinero tenga (al estilo de los famosos pases VIP que también se han puesto de moda en ciertos conciertos). Lo que más me indigna, es que estos pases con estos precios están a la venta incluso cuando sólo se sabe el nombre de dos participantes (que además suelen ser secundarios o que ya ni siquiera forman parte del elenco) o incluso cuando no se sabe ni un nombre. Pongamos por caso que organizo un evento de Supernatural y saco pases al módico precio de 400 euros el fin de semana. Y pongamos que ni por asomo van a parecer Dean, Sam, Castiel o Crowley. Pongamos que vienen Ruby, Amelia y Abbadon. O mejor aún, lo que ya ha ocurrido en varias ocasiones, pongamos que organizo una convención, que la muevo y gente del resto de Europa decide que viene. Como ya advierten, los actores pueden anular si tienen rodaje. A una a la que asistí, uno de los actores que más seguidores tenía anuló con diez días de antelación. Diez días. Después de que hubieran pagado avión, reservado hotel… Ok, eso no es culpa suya. ¿Pero qué hacemos con las entradas a 400 euros cuando los actores principales anulan? ¿y si resulta que al que contratan para ese hueco no te gusta o sí, pero no tanto como para pagar esa cantidad? Vale, sabemos que los J2, como les llaman, tienen un caché de más de 200.000 dólares en honorarios más gastos (es decir, alojamiento, manutención, desplazamientos y billetes en primera), ¿entonces? Siempre he sido una defensora de las convenciones y estaré encantada de publicitar aquellas que se van a hacer en nuestro país, pues poco a poco empieza a tenerse en cuenta, pero sigo pensando que esos precios son desorbitantes, que es aprovecharse del fandom de manera descarada, y que aunque es duro y cuesta, tal vez deberían buscar otra manera de captar inversión.

¿Y ahora qué? ¿De qué sirve votar? Grecia

El martes pasado estuve comiendo y hablando con un amigo al que no sólo quiero mucho sino que respeto y admiro, y todo esto no va por dorarle la píldora, sino porque tengo en cuenta sus opiniones en cuestiones políticas. Hay gente que sabe de lo habla, y otros que lo hacen a golpe de titular. Él es de estos primeros y así como quien me conoce sabe que es muy difícil para mí no terminar hablando de política (o series, pero no era el momento), llegó a nuestra conversación Grecia. Yo había estado durante cinco días inmersa totalmente en la Comic Con de San Diego y no sabía cuál noticia era la más reciente, hasta que me dijo que finalmente Grecia se había plegado a las demandas homicidas de Alemania. - ¿Perdona? ¿pero entonces el referendum? Entonces el referendum no sirvió para nada. O dicho de otra manera, ha servido para que a) Alemania diera un golpe en la mesa dejando bien claro que a ella tonterías las justas y que eso de preguntar al pueblo no le gustaba, y b) para que los miembros de Syriza comiencen a dimitir. Conozco gente que está en contra de Grecia o a favor de Alemania. Creo sinceramente que a esas personas sólo le ha llegado la información por los medios de siempre, léase: televisión y periódicos de tirada nacional. Yo, personalmente, recomiendo siempre que la gente se haga una cuenta de twitter y lea más, de diferentes periódicos, revistas, o lo que es aún mejor, de gente que escribe desde allí contando paso a paso lo que ocurre, como son @Hibai_ o @pmarsupia entre otros. También que, aunque puede dar pereza (y mucha, más en verano), caigan ante algún artículo económico donde explican perfectamente por qué lo que ha hecho la Unión Europea es un golpe de Estado aplaudido por, entre otros, nuestro Presidente. Si lo hacen (cuando lo hagan), descubrirán varios puntos interesantes como que por mucho que digan España no le ha prestado a Grecia 26.000 millones de euros como no paraban de repetir, o que la mayor parte del rescate a Grecia ha ido a parar a los bancos extranjeros, como confirma el FMI, o que ganadores del Premio Nobel de Economía como Joseph Stiglitz diga que en realidad "[…] la mejor solución para Europa, si se va a romper, es que Alemania salga de la eurozona", o que Grecia sí perdonó, así como otros países, la deuda a Alemania en 1950, deuda que aún estaría pagando. Dicho lo cual, vuelvo al momento de la sobremesa con mi amigo. Mil preguntas vuelan una y otra vez por mi cabeza. Nosotros tenemos las elecciones generales en noviembre. - Vamos a ponernos en el caso totalmente imposible de que Podemos y Ahora en Común se alían y además, ganan por mayoría absoluta. ¿De qué serviría visto lo visto? -De nada. En cuestiones sociales, sí. En cuestiones económicas, de nada. Seríamos Syriza 2. - Entonces, ¿de qué sirve votar? ¿De qué sirve votar? ¿de qué sirve que casi un 70% de griegos respaldara a su gobierno para que dijera que no al chantaje europeo si al final ha firmado? ¿de qué sirve que medio mundo escribiera en cualquier sitio que le pudiera leer aquello de ‪#‎ThisIsACoup‬, utilizado incluso por el premio Nobel de Economía, Paul Krugman “Esto va más allá de la pura y dura venganza, es la completa destrucción de la soberanía nacional y sin esperanza de alivio"? ¿De qué sirve que los periódicos alemanes como Der Spiegel por fin cuestionen la actitud provocadora de Merkel y Schäuble? ¿De qué sirve intentar explicar que tras cinco años se ha confirmado que más propuestas de austeridad no van a ayudar a la recuperación económica, sino que van a postergar el problema hasta el infinito? ¿De qué sirve sentirse dueño del destino de tu país cuando al final descubres que alguien, a quien definitivamente no le importa que no tengamos cubiertas unas necesidades básicas, sólo le interesa cobrar una deuda que no es tal, sino una estafa? No paro de darle vueltas a la cabeza, buscando una solución que por ahora no se me presenta. Lo único que tengo claro es que después vamos el resto: España, Portugal, Irlanda… y no, no les vamos a importar tampoco nosotros. Esto es Europa ahora mismo. Ya lo advirtió Anguita en 1995 a raíz de la aprobación del tratado de Maastricht. Pero como siempre, nadie le escuchó.