Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Un pasito hacia delante, ocho pasitos hacia atrás

Quizá haya sido un sueño. Simplemente, un espejismo, aunque juraría que tus ojos me volvieron a mirar brillantes. Tal vez me equivoqué o equivoqué el aire, pero después del silencio a través del tiempo, del vacío instalado en mi vida, de ver que gritaba inútilmente, he decidido volver a reorganizar mi cuerpo y colocar cada órgano en su sitio, bajar el ritmo cardiaco a un proceso de hibernación, recolocar la cabeza con todas esas ideas que pululaban por ahí y alimentaban sueños (estúpidas ellas) y tatuarme esta frase a fuego, porque es cierta,

“Tú ya no me quieres”.

2 comentarios: