Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 8 de abril de 2010

Poemas ganadores del certamen creado por Centro Poético

Arturo Valmonte (Vigo)
Concurso: Caminos Inciertos
Título: Madrugada

La ola de la noche se retira,
desciende entre los altos edificios
de la ciudad desnuda,
se lleva la salitre del insomnio
y el agua de los sueños que corre murmurando
por avenidas, plazas y solares vacíos.
La ola de la noche,
cada vez más delgada,
se escurre entre semáforos,
tropieza en los kioskos a punto del bostezo
y arrastra remolinos de carcajadas rotas
hacia vagas antípodas de sombras y humedades.
Calles entumecidas
la sueltan de sus manos con un escalofrío
y al terminarse todo,
tras recoger las últimas algas derrotadas,
la ola de la noche
entrega en este bar de la estación
su espuma de colillas.


Margarita Antonia Justel (Argentina)
Concurso: Palabras al Viento
Título: Silencios Sombríos

La ausencia es trágica de fantasmas,
cuando en la vertical doliente
las manos enlazan
silencios sombríos.
Pentagramas interiores
modelan la voz, el gesto, la sonrisa,
remolinos que se elevan,
haciendo cúmulos en el vacío.
Un instante basta, para que
en la lejanía de los años perdidos,
las ramas sigan aferradas
con fuerza,
a los troncos caídos.
Surcan veloces, etéreos y efímeros
pintorescas marionetas,
en el inexplicable y profundo
abismo del sueño, que flota,
ante los doloridos ojos
que buscan a quien ya se ha ido.


Sara Gómez López (Santander)
Concurso: Dulce Primavera
Título: A tientas

Sin encender la luz me encuentro andando a tientas,
protegiendo con mis manos los golpes de los muebles,
sorteando los obstáculos del cuarto, a pequeños pasos...

Puedo dar la luz, pero prefiero estar a oscuras,
enfrentándome a los miedos de niña de ser comida
por monstruos que la mente hace más fuertes que el alma...

Todo está tan negro que no puedo ver el sol
entre las rendijas de la consciencia que no despierta...

Una vez más sola frente a los miedos...

Una vez más a tientas con la vida…


Raul Guillermo de Jesús Flores Villa (México)
Concurso: Amor Eterno
Título: Dicen

Dicen que de tristeza nadie muere,
y afirman que, de amor, tampoco expiran;
no sé si lo que dicen, falso fuere
o cierto sea, mas, poetas ahí se inspiran.

Dicen que pena de amor, pronto muere;
dicen que amor que no se ve, se olvida;
no sé si lo que dicen, falso fuere
o cierto sea, mas, no sana mi herida.


José Viñas Marín (Sevilla)
Concurso: Impresiones y Recuerdos
Título: La cita

Acababa la noche de golpear en la ventana.
Pronto el eco de unos pasos inundará la escalera
tras un perfume evanescente y caduco.
El abundante cabello gris parece oprimir, bajo el baño
de laca, gramos de una sensatez avergonzada.

El profesor de literatura se limita a seguir
el camino que le dibuja la luna
mientras agradece los besos del aire del Norte.

¿Cuántas noches como ésta se perdieron?

Creyó que la indecisa luz y los espesos bucles,
que trazaba en aquel local de moda el tabaco,
lo protegían.

Los grandes ojos verdes de la alumna
sólo pudieron ver a un fantasma alejarse.

Mañana, en clase, oiría al viejo profesor
hablar de poesía, de miedos, y de cofres de hierro
donde se guardan bajo llave
corazones de cristal.


Renán.G. Monge Montoya (Costa Rica)
Concurso: Lágrimas de Despedida
Título: No viajo tan lejos

No viajo tan lejos como a las estrellas,
Ni pretendo de este mundo, tanto…;
Y por esto, poco me quejo.

No soy de los que corteja
La más bella,
Ni de los que a la realidad se ciega.

Busco donde siento,
Dejo migas por si no te encuentro,
Retomar el camino de regreso a mí.

Me canso y reposo
En el lecho aún tibio, que alguien dejó.

Algunas veces me pierdo,
Cuando las aves roban mis migas
Y usurpo en mi búsqueda, otros yo.

Derramo lágrimas ajenas, entretanto, otros lloran las mías,
Hasta que encuentro un recuerdo, hasta que me logro escuchar.

No reconozco lo que es mejor, y me embarco en muchas naves,
A muchos puertos, hasta regresar al mismo,
Donde las mismas aves, robaron las migas que ayer dejé.


Álvaro Pérez Uzuriaga (La Rioja)
Concurso: Palabras Indiscretas
Título: Fisioterapia

Esta noche he dormido boca abajo,

hace meses o años que no lo hacía.

Esto es darle la espalda a tu recuerdo.


María Luisa Torres Fernández (Madrid)
Concurso: Cálida Esperanza
Título: Accidente

Quizás la vida al final era sólo esto
una niña que juega en una calle empedrada
que se queda atrás mientras caminamos
entre los árboles.

Una agenda de teléfono llena de tachones.
Una palabra escrita sobre otra palabra.
Un nombre rectificado.
Alguien a quien añadir a cada letra del abecedario.

Quizá no estaba equivocada
ni tampoco en lo cierto
quién sabe dónde mueren algunas ideas
y dónde nacen otras nuevas.

Una equivocación que fue un fracaso.
Una ilusión que se volvió un desastre.
Un accidente que me dio lo que nunca
habría podido conseguir intencionadamente.


Rocío F. Ovalle (Barcelona)
Concurso: Eclipse de Luna
Título: Princesa

He dejado
de creer
en los espejos
porque siempre
me dicen
lo mismo:
que no soy

la más guapa

del reino.


Zamir Bechara Zamudio (Barcelona)
Concurso: Noche Soñada
Título: After Hours

La noche dentro de mi vaso se ha caído.
Levanto el gin-tónic
y una a una apuro todas las estrellas.

No sé si he bebido demasiado.
Sólo he conseguido alejarme de mí:
porque soy cautivo de mi cuerpo
no podré irme más lejos.

La ley de las horas ha cerrado el último bar.
Me madruga una tristeza
antes de que amanezca
y con ella me paseo por las Ramblas.

Al fondo,
más allá del cercano puerto
repleto de esquifes y de velas,
el Horizonte me espera
con los brazos abiertos.


Jaime Ignacio Sanz de Acedo (La Coruña)
Concurso: Amarga Hiel
Título: Soledad

Hay muchos cadáveres flotando y sólo un mar muerto.
Sembraré de migas los caminos,
por si me pierdo de vista.
Sembraré de huellas los tejados de lo prohibido
por si me escapo de tus sueños.
El corazón, ansioso de verdades,
latirá a lo lejos. Cerca de la luna,
esa que le roba la luz al sol mientras duerme.
Pídeme algo de mi tiempo,
pero no me pidas cazar juntos mariposas.
Odio las redes.
Necesito llorar solo, y entonar mis himnos
lejos de otros ruidos.
Mi piel está demasiado fría,
pero me he vuelto alérgico a otras pieles.
Que le voy a hacer, es lo que tiene esto
de la soledad, acaba enganchando.


Jorge Dinarés García (Madrid)
Concurso: Melodía de Colores
Título: Poema en negro

Anegados,
simulando desgarro por lo ajeno,
por la ausencia presente,
no hablamos.

Se tiñó de silencio esa palabra
y nuestros rostros
de tsunamis por llegar.

Como piedras
lloramos,
pero apenas por el muerto.
Es el miedo a nuestro turno
lo que pesa.


Ricardo Contreras Martínez (Madrid)
Concurso: Mar de Nubes
Título: Ya es tarde…

Vuelo bajo, para perder la perspectiva.
Intento, con mis guiños, complacer a un ángel.
Suplico por tus dedos, sin uña ya. En carne viva.
Cancelo las citas pendientes de ayer.
Amago una retirada sin éxito.
Salto en paracaídas de tu pelo a tu estómago.
Subo sigiloso la escalera de tu alma.
Desciendo trepidante el tobogán de tu brazo.
Escalo con prudencia tu espalda desnuda.
Desdigo lo nunca dicho.
Aplaco la furia que guardan mis ojos.
Escucho con la nariz el susurro de tu sangre.
Derramo, sin pudor, tu sudor quejumbroso.
Lastimo, sin querer, tus pecados recientes.
Condeno, sin esmero, mis palabras prohibidas,
mis placeres prohibidos, gorrión de hojalata.
Peco de ingenuo siempre
y cuando muero
ya es tarde para empezar de nuevo.


Carlos Felipe Tapia Fuentes (Chile)
Concurso: Vientos del Pasado
Título: Tal cual un Segismundo

Estoy condenado a ser el hombre que nunca ha sido,
a vivir, a ser algo que nunca soñé, haber nacido
tantas veces para sólo morir una y otra vez.

Si viví alguna vez es porque nunca he vivido,
porque no he sido más que el viento que atraviesa la materia del día
y he sido para mí y para todos un solo canto
de agonía, una sinfonía de sufrimiento.

Estoy condenado a ser el hombre que jamás ha sido
y nunca será, porque en su corazón no habita esperanza
alguna más que la de sobrevivir
y ser para siempre un hálito de muerte.

Si soy, si fui es porque nunca volveré a ser,
ya no me despertará el sol al alba como nunca antes lo hizo;
dejaré de ser yo entre mis manos y viviré
y la vida se adentrará en mí como tantas veces lo hizo
mientras dormía, mientras soñaba que alguna vez fui.


Fernando Martín Baldrich (Vigo)
Concurso: Días de Sol
Título: Cambio climático

Un hombre,
con lluvia de diciembre en los ojos,
a la noche interroga, desde su ventana.

En la habitación,
jirones de verano se enfrían
entre las sábanas revueltas.

Una mujer
dibuja, sobre la nieve, un camino
de huellas que se alejan.

El otoño
fueron los veinte pasos
que la llevaron hasta la puerta.


Pedro José Morillas Rosa (Madrid)
Concurso: Flores Nuevas
Título: Metro

Me pregunto si queda alguien,
estoy mirando con ímpetu: “¿me escuchas?”
parece que no, evitó mis ojos:
“da la impresión de que prefieres usted mis zapatos”.

Algún bebé, el único que no entiende su sitio,
ofrece a la nada, la nuestra, un poco de conversación:
bofetadas de calor, conciertos de axilas a capella,
periódicos arrugados, limosnas, embarazadas:
“le presto a usted mi sitio,
no sea que su niño atraviese la placenta”.

No somos humanos, aquí somos aire,
somos el ardor del aire, su no-esencia,
somos la nube inestable del volcán:
“señores, señoras, les regalo esta canción”,
y bajamos aún más la mirada,
por debajo del vagón, de los raíles.

No somos humanos, somos lombrices,
estamos debajo de nuestra tierra,
somos el ficus infectado de nuestro abanico,
somos el terrible silencio de nuestra llegada.


Sergi González Fernández (Castellón)
Concurso: Miradas de Nostalgia
Título: Invierno

Fiesta de la espuma en el infierno.
Somieres sin sonido en el salón.
Mi rostro no refleja tu distancia.
Ayer quise blindarme el corazón.

Basura de por vida bajo alfombras.
Un beso caducado en un rincón.
Las puertas oxidadas por desuso.
Tu ropa amontonada en el cajón.

Cortejos demasiado largos.
Y orgasmos demasiado cortos.

Cigarros que curan y curas que matan.

Silencios que ensordecen.
Mujeres que me venden
caricias de cartón.

Y la tarde duró meses
Mientras me inventé otro nombre
Para engañar al invierno.


Alcides Dupuy (Argentina)
Concurso: Laberinto de Sentimientos
Título: Soy

Soy la intermitente asfixia,
la interminable ausencia del lenguaje.

Soy el inacabado intérprete
de tatuajes ajenos.

No hay oráculo alguno, ni augurio
que pueda otorgarte el acceso a mis palabras
ni aun a mi propia vida.

No calmes este amor que no perdona,
No ruegues al destino que interfiera.

Y sigo a lo lejos,
Inmóvil, a la espera
de quien descifre mi alma a tiempo

antes que el pálido ahogo
recubra de azul mis venas.


César Chirino Kihuen (México)
Concurso: Lluvia de Recuerdos
Título: “…No sé"

En estricto sentido no debería decirte que te quiero,
cuando hemos peleado hasta el cansancio

Que te odio, tal vez.
(Pero no estoy seguro qué tan cierto)

En estricto sentido debería no decirte que me muero,
que el Alzheimer, que el infarto
que estoy muerto,
que estoy harto

Tal vez no tiene sentido ser estricto
a estas alturas del camino

Tal vez el orgullo es un estorbo. Una pena. Una lástima.
...En estricto sentido debería decirte que te quiero


Nicolás Hochman (Argentina)
Concurso: Pétalos de Pasión
Título: Las pérfidas y paulatinas hojas del calendario

Sólo treinta despertares con tu ausencia, y luego
tu carne convertida en pandemonio
provocando mis instintos primitivos
extrayendo con soez delicadeza al cromañón
que se escuda detrás del intelectual hipermoderno

Sólo treinta madrugadas de levantar la persiana, correr las cortinas
y no encontrarte entre la luz
Hasta que tus números impares invadan mi cama
mi cocina, mis baldosas
y los dos juguemos a creer en las medias naranjas
y que los destinos
(porque son muchos, claro)
siempre supieron que ibas a venir

Sólo treinta insomnios maldecidos que acaparan
totalitarios
las horas que programé con antelación y alevosía
a descansar y conseguir algo de cordura
un poco, aunque sea
que me permita decirle NO a tu presencia
que incluye, inexorable, tu partida.


Samuel Ronzón (México D.F.)
Concurso: Sentimientos Enfrentados
Título: Universo de familias

Entre la multitud
tu entrepierna esquivó
mi mano portadora
de la fiebre que soy

pero la hidra del cuento
dispuso encontrar
los aromas sensuales
del corazón de Francia

en tu tímido cuerpo
de veintinueve años.
Me interesé por ti
y guardaste silencio
como si la locura
no viviera en nosotros
con sus noches de cerdos
que emergen de las cajas.

Humilla recoger
mi lengua de la alfombra.
Los polos positivos
acaban rechazándose.


José Manuel Moreno González (Álava)
Concurso: Amor Olvidado
Título: Sueña extraño tu nombre

Sueña extraño tu nombre siempre que lo repito
apasionadamente, cuando me encuentro a solas;
poco a poco al nombrarlo va perdiendo el sentido,
hasta ser como un eco que sale de mi boca.

Sueña extraño tu nombre cada vez que en mis sueños
lo repito y repito febril y apasionado:
se transforma en sonido, como un lejano grito
que se escapa a lo lejos, huyendo hacia el pasado.

Por eso en mis poemas prefiero no nombrarte
y esa palabra amada la estoy dejando a un lado,
porque pienso que puede ir perdiendo el sentido,
hasta ser sólo un nombre sin un significado.


Naila Vázquez Tantinyà (Barcelona)
Concurso: Sueños Secretos
Título: Sin manual de instrucciones (carta abierta)

Camino por vocación, lloro de soslayo
y no,
no intento que no adivines que soy tímida.
Sonrío por educación, fumo por vicio
leo por devoción y sí,
es mentira que ya nos hayamos visto.
Releo por masoquismo, sonambuleo por precaución
vagueo en la cama
y no, si no te quitas los calcetines no me desvisto.
Llego tarde sin premeditación, tiento por probar la suerte
fijo la mirada sin provocación
y te aviso que soy muy lenta en pasar a la acción.
Escribo por necesidad, no miento por cobardía,
me cuelo en los lavabos por equivocación
y te prefiero a dormir hasta que asome el día.
Hago mala letra por prisa, olvido el orden de las estaciones
sueño despierta con moderación
me pierdo con facilidad...
y no,
no vengo con manual de instrucciones.


Ruth García Martínez (Alicante)
Concurso: Regalos del Alma
Título: Hoy

Hoy nací luna,
vientre de tierra fértil
y azul marítimo.

Hoy sucumbí ante la vida
y llené mis pulmones de hojas secas,
arañé hasta el último segundo
y grité en rincones de piedra.

Hoy nací incompleta,
saco roto de mendigo
y verde yerba.

Hoy recé siendo atea
y amenacé, afilada y serena, con ser tormenta,
regalé hasta el último suspiro
y lloré sin lágrimas regando la arena.

Hoy nací y al nacer ya moría.
Hoy nací, que ya es bastante.
Mañana será otro día


Laura Llobet Pollina (Barcelona)
Concurso: Horizonte Lejano
Título: Cuadro de ausencia requerida

El día cuelga torcido de la pared
y yo sigo buscándote entre las
tres esquinas de este dormitorio
recuerdo tuyo.
Como los restos de un naufragio,
respiro la tos amarga
los hilos rotos de tu marioneta.
Porque cada soplo de mi sien
al palpitar, te ansía,cambiando
los puntos y las comas
de tus uñas, de tus manos.
Porque cada soplo de mi sien
al palpitar, te ansía y desgarra mis venas
estrelladas contra la pared
de tu frente.
Si pudiera asomarme y reconocerte...
la abriría de par en par y gritaría tan fuerte
que el eco de tu voz volvería para recogerme.


Juan Ignacio Duhalde (Argentina)
Concurso: Amor Imposible
Título: Nuestra tristeza no ha de acabar en el llanto

Nuestra tristeza no ha de acabar en el llanto
nunca fuimos tan vulgares
no nos sentaremos a parecernos sinceros
sobre las ruinas de otra resaca
no hablaremos despacio
jurando con énfasis nuestras soledades
no nos engañaremos en pensar
que las arenas del tiempo cesarán su paso
en lo que va tu cigarrillo, de la mecha hacia el filtro.
Y buscaré en tus ojos
algún fuego en la tormenta
algún nido de peregrinos, mojados y mugrientos
refugiándose de tu ira y tus lluvias.
Y entre harapos
entre espasmos y miserias
me encontraré entre los vagabundos
me miraré despacio, tratando de reconocerme
y me pediré un cigarrillo.
Nuestra tristeza acabará cuando me lo niegue.


Elisa Berna Martínez (Zaragoza)
Concurso: Aires de Libertad
Título: Mesa con periódico

Será otra mañana, de esas que aburren
mi calendario, lleno de mañanas.
Paso página y el cielo estará
o quizá no, de nuevo encapotado,

pero me invitará otra vez la silla
y la mesa escondida en mi rincón
a dibujar tu mano delicada,
como si fuera ayer, cuando aún estabas.

Ya ha pasado tu alma de relámpago,
lo mismo que un parpadeo inconsciente,
por la silla, la mesa, el periódico
de noventa días acumulado.

Yo sin embargo, caduca, persisto
en mantener tu nariz de botón
balanceándose en mi espacio contiguo,
olfateando entre el papel y la tinta.

Pese a todo, va a ser otra mañana,
ya sin ti, como fueron otras muchas.
¿Me pasa el periódico cuando acabe?
Me tengo que llenar con titulares...


Alejandra Guglielmone (Uruguay)
Concurso: Rayo de Esperanza
Título: No olvides

No olvides que te espero
con las piernas
colgadas del horizonte,
con el café de todas las mañanas
y el malhumor de algunos días.

No olvides que sigo aquí
en la misma dirección
desde hace algunos años.
Quizás te asombre
que el llamador ya no esté en la puerta
pero igualmente puedes entrar a mis ojos
y recorrerlos.

No olvides
(aunque pierdas la memoria
en la hondura de otra mirada).


Pablo Dacal (Argentina)
Concurso: Vivir Soñando
Título: Acuerdo

Hagamos como si recién te hubieras ido
y como si ya estuvieras por regresar
de comprar el pan, de devolver una película
o del supermercado.
Como si hoy no fuera Domingo y yo no tuviera
cinco agujeros de bala
en el pecho.
Hagamos como si los mensajes del contestador
fueran tuyos y tu voz no titubeara en ellos.
Como si esto no hubiera sido escrito,
ni sentido.
Hagamos como si anoche
el viento no hubiera causado estragos
en las terrazas de las casas familiares
y como si la tristeza
no fuera un monstruo de dos cabezas
sentado al pie de mi cama
que se iría al verte llegar
de comprar el pan, de devolver una película
o del supermercado.


Cristina Núñez Pereira (Madrid)
Concurso: Luces y Sombras
Título: Soneto del amor bien medido

Perfecta entre tus senos la cesura,
consonante la rima en tu cadera.
(Sin ti; yo, cabo roto, estrofa huera.)
Ni un solo ripio afea tu cintura,

ni una sílaba falta en tu hermosura;
tu ritmo alejandrino me acelera,
y ni en el hemistiquio se modera
mi amor que tras tus besos se apresura.

Mi más sonoro verso queda mudo
por ti. Por ti me vuelvo pareado,
por ti yo me encadeno en un terceto,

por ti yo me encabalgo y me desnudo;
ante el tuyo, mi pie queda quebrado…
y al fin, sólo por ti, soy un soneto.


Sonia Rebollo Fides (Madrid)
Concurso: Vivencias Secretas
Título: Dry martini

Tarde de invierno jugando al escondite inglés con el deseo.

Te retengo cosido al lienzo del aquí,
entre estampas anónimas de muchachas de ojos infectados de cloro,
por los rascacielos que se enfundan ciudades para coronar áticos de cinco estrellas.
(Siento el calor de tus manos rozando lunares dormidos
emitiendo vapores que empañan tus gafas de latidos ajenos)

Por megafonía anuncian la hora...

Tus ojos lloran dry martini
y una soga enmarca el contorno de mi cuello inútil
sin perlas, ni collares.


Mercedes Bautista (Madrid)
Concurso: Calma Infinita
Título: Poema habitado: la habitación de la hija

Habitación de la hija: El verso heredado.

Hilo las ideas en el acto de tejer.
Probablemente colgaré pensamientos
miniaturas aferradas al hilo,
identificando todo con todo
tejiendo la creación del espacio poético
para sentarme en él y ser árbol.

Virginia Woolf y su alternativa
Mujer o árbol.

He cosido árboles blancos y rojos
para saberme, para conocer,
respetando la esferidad de la existencia.

Alguien cose, ¿Eres tú?
-Sí, y juego a concentrar e irradiar nostalgias
buscando mi plexo solar.

Cosía un árbol,
cosía un cuerpo,
cosía un espacio donde vivir la diferencia,
saber de lo liminar.
El loco no es el otro.


Adriana La Buonora Capó (Uruguay)
Concurso: Estrella Fugaz
Título: Y no dar más vueltas

Ya hice todos los crucigramas
leí todos los libros
oí todos los discos
pensé en todos los riesgos
construí hipótesis
-y se destruyeron al instante-
medí todas las variables
-y no me dan números redondos-
Y a la única proto-hipótesis
a la que arribo
(teniendo en cuenta crucigramas, libros, discos
riesgos, hipótesis y variables)
es que quiero estar contigo,
y no dar más vueltas.


Gema Ballesteros Marín (Madrid)
Concurso: Solamente Palabras
Título: Llama a cualquier parte del mundo

La cabina vacía,
tibia mañana londinense.
" Call anywhere in the world "
y sólo deseo llamarte a ti.
Madrid al otro lado.


Miguel Erasmo Zaldivar Carrillo (Cuba)
Concurso: Momentos Eternos
Título: Rectitud

Siempre me gustaron las rectas.
Tan correctas ellas, tan exactas.

Con rectas aprendí que podrían construirse los más disímiles cuerpos geométricos.
Un cubo, una pirámide, y hasta una casa.

Tuve una madre muy recta y rectos maestros.
Al final, mi desviada adolescencia acabó rectificando.
Llegué a ser, lo que se dice, un hombre recto; listo para el matrimonio.

Todo fue bien hasta que llegaste tú:
Nadie me había dicho que la recta es solo un pequeño trozo de curva
y que lo importante era saber cuándo cambiar de dirección.
No me hablaron del espacio, ni de las órbitas.
Ni de las caderas que tuercen hasta al más recto de los hombres.
Ni de esos volcanes apezonados, en nada rectos.

Estoy a punto de quedar solo en este mundo porque mi rectitud me impide orbitar:
Claro; no es posible dar la vuelta a un corazón rectilíneamente.

Ya ves, mujer de claras curvas.
Que esos aguaceros de disculpas no son más que discontinuidades de estas rectas mías,
Que han tenido que aprender a borrarse algunos trozos
para trazar; a tu gusto,
alguna que otra imperfecta flor.


José Luis Martín Mulero (Badajoz)
Concurso: Penumbra y Amanecer
Título: Sin palabras

Hoy las palabras me salen perezosas,
sin convicción ni entusiasmo,
sin brío ni alegría,
apenas sin aire, casi en pedazos.

Hoy de mi boca brota
un hilo de sílabas
enredado en espirales
que cuelgan de los labios.

Ayer perdí los acentos,
las comas, los hiatos...
las haches sonaban
a corazón oxidado.

Mañana tengo miedo
...a quedarme sin vocales
...a llorar en consonantes
...a reír en silencio.


Jorge Julio Echeverri Botero (Colombia)
Concurso: Verano Encantado
Título: Cuestiones Felinas

No sé porqué, pero tu gato
sabe que lo odio.
Lo he visto
anudarse justo sobre tu vientre
cuando te deseo
y entonces
saca su lengua obscena y se relame
y algo muy parecido a una sonrisa burlona
se dibuja en su rostro
casi humano
y me mira con sus ojos de bestia
casi humanos
con un desprecio infinito
como si supiera
del daño que me hace.
Hoy que me has preguntado francamente
¿Cuál felino? ¿Cuál gato?
He debido pensar
en lo mucho que ignoro
de tu vientre.


Ricardo Ríos Arias (Perú)
Concurso: Primavera Eterna
Título: Efímeros

Yo soy el efímero,
El inútil constelado.

El que ríe y da miedo

y da pena y estornuda.

Yo soy y no soy.
Esa es mi profundidad.

Cojo al vuelo mi pata de mosca.

Prometeo desencadenado
vuelto a encadenar.

Soy el que adora la muerte,
porque la muerte es el lado presente.
La vida es tan sólo
una broma
Por eso río y espero.


Antonio Izquierdo Sánchez (Cadiz)
Concurso: Invierno Nevado
Título: Guerra interior

Mete la cabeza en mi boca
aparta la amígdalas y mira hacia abajo.
Si está oscuro, enciende antorchas
de trapos viejos impregnados en gasolina.
Si está oscuro, enciende lámparas
de bombillas a 220 o de bombillas a 125.
Si está oscuro, enciende candelabros
de velas en espiral con mechas blancas.
Si está oscuro, ponte casco de minero
aparta las amígdalas y mira hacia abajo.
Verás batallas y guerras en el fondo
y verás vencedores festejando la victoria
y verás vencidos retrocediendo para coger impulso.


Seneb Lahsen Bachi (Ceuta)
Concurso: Noche Otoñal
Título: De ti

De ti,
me queda un túnel adentro,
un hueco en mi que no alcanzo,
una nada oscura que albergo,
un largo enero,
una guerra entre el agua y el fuego,
un dolor con el acero
de haberte perdido,
con el tesoro
de haberte tenido.
De ti me queda
un ti infinito
y un infinito
en mi escondido.


Fernando Morales (Argentina)
Concurso: Crepúsculo Soñado
Título: Dificultades con las cosas

No es que esté solo, mamá, creeme
estoy conmigo y eso es peor
también creeme.
Las cosas son mil veces peores de lo que te imaginás
hay más monstruos de los que pueden tapar tus manos.

Tu protección, mamá
tu lucha a muerte contra las sombras que me acosan
el escudo de tu cuerpo, tus palabras
todo es una arena fácil que deshacen las nuevas aguas.

Aquí en la vereda estoy a merced de los demás
peligran mi triciclo, mis patines
pero más peligra (qué difícil)
mi corazón de creer que la vida es para uno.
Me lo van a pisar, mamá, a ensartar en una pica
me van a bajar del triciclo a cachetazos
me van a decir que el mundo es del que sabe manejarlo
y vos, que nunca me enseñaste a no ser torpe,
vas a venir y me vas a decir mi niño
y yo te voy a mirar y no te voy a decir nada
porque estoy empezando a entender.


Olga López Portela (Valladolid)
Concurso: Atardecer Sereno
Título: Yo no Jane

Yo no Jane, yo mujer con labios que ya han hecho maletas.
Tu dejar sueños sin código pin y con anemia,
tu convertir cama mía en cementerio de Kleenex,
tu tener corazón de sintasol que "Autoridades Sanitarias advierten,
perjudica seriamente mi salud"...
Yo no buscar más en libro de instrucciones entenderte
yo no dejar tu fabriques con mi piel más regresos,
yo poner cero en cuenta kilómetros de corazón
y tirar nombre tuyo por desagüe.
Yo no Jane, yo mujer uñas mordidas
yo mujer al borde de tu ausencia,
en esta noche triste, como una escalera mecánica.


José Luis Miranda Cruz (Madrid)
Concurso: Mañana Luminosa
Título: Lectura de “ALTO JORNAL” del poeta zamorano Claudio Rodríguez”

He aquí un texto de poesía.
Literatura. Existencia.
Vida que esclarece, viento
delicado. Tierra alegre.
Asoma en brazos del alba.
Baja de la nube para enseñar.
Para ser cuerpo. Para sentir
desconfianza y solidez.
Para ser libre y riego.
Para ser trascendencia y ruido.
Porte de pies ágiles. Arrullo
de voz ronca.

Aquí está el poema.
Cala, salva obstáculos. Es altísimo
juego. Espigada palma. Lumbre
de paja trigal. Aguja que hilvana
el agua. Escoplo que abre un ojal
donde anuda el manto atezado
de la noche.


Antonio Cuartero (Zaragoza)
Concurso: Amanecer Silencioso
Título: Mi amor son unas manos

Mi amor son unas manos deshojadas de pronto
que nadan sin encuentro -vírgenes del agua turbia-
vacuas, impolutas, carentes de su bálago.
Modelando en el aire una figura,
prenden, para sentir su tacto, virtuales alimentos.
Nada existe tras ellas y todo es su silencio;
son un árbol, son todo cuanto rozan sus dedos incendiarios.
...Y danzan sin sentido para ser,
acaso para apagar su pálpito, o colmarse sin fin
estremecidamente...
Órbita desorientada de sí­ mismas,
cuencos que se cierran en mis labios,
manos que temo que me oculten,
materia que se inflama, brasa apaciguada,
sueños de ceniza en la garganta, o tal vez polvo...
¿Quién las desciende a los cielos
o las asciende reptando humedecidas?
¿Quién las hace resbalar
y sumergirse hacia ese inaccesible ser
que tu imagen inmóvil guarda?

4 comentarios:

  1. Diosss, he creado un monstruo!!! jejejeje

    ResponderEliminar
  2. Maja, tenía que pasar aquí lo que he considerado interesante que tenía en el face, así que encima no te quejes, que toda la culpa es tuya, jajajaj (risa maligna).

    ResponderEliminar
  3. Donde puede participar uno con sus poemas, y cuando se debe participar.

    Zamudio Hernan.El Poeta del Camino

    ResponderEliminar
  4. Donde puede participar uno con sus poemas, y cuando se debe participar.

    Zamudio Hernan.El Poeta del Camino

    ResponderEliminar