Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 12 de enero de 2011

La belleza está en el interior


Lo de que la belleza está en el interior lo inventaron los guapos para que sus amigos feos se sintieran menos mal cuando ellos no ligaban nada.
La otra cuestión física es la altura y la complexión. Lo primero no da muchos problemas, excepto quizá si es el chico el que es un poco bajo, pero nada alarmante. Las chicas, si son bajitas, tienen su encanto, y si son altas, son esculturales (por muchos complejos que se puedan tener).
La complexión es otro cantar. A nadie le gusta clavarse los huesos de otro cuando le abrazas, pero no llega a ser tan grave y/o problemático como una persona con sobrepeso.
Todas estas cosas que estoy diciendo, y por la que más de una persona querrá echarme a los lobos, es facilmente comprobable.
La gente que se cuida tanto, que hace tanto deporte y/o régimen, que es "coqueto", en definitiva, raramente lo hacen por gustarse a sí mismos, sino para gustar a los demás, lo que termina llevándoles a lo que podríamos llamar, "felicidad egocéntrica" que, ¡ojo!, no digo que sea malo, sino algo completamente necesario y en su justa medida, muy saludable.
Otro ejemplo estudiado una y mil veces es la utilización de la belleza en publicidad, algo de lo que no hablaré porque de todos es conocido y sería redundante.

Lo de que la belleza está en el interior puede resultar a largo plazo, siempre y cuando la otra persona se digne a descubrirla.
Hace poco conocí a un joven, treinteañero y recién separado, que es tan guapo (fotogénico, dice él) que todas sus amigas suspiran por sus huesos. Yo, treinteañera y recién separada, nunca he sabido lo que era "ligar". Ambos hablábamos sobre esto: yo le comentaba que me había resignado y me gustaba mi papel de amiga de todos, simpática y divertida (o eso se supone) y quería que me explicara cómo podía estar con los pies en el suelo teniendo todo un club de fans detrás de él. ¡Vaya poder! Él, que además es encantador, se encogió de hombros y me dijo que no hacía nada y que, como todos, había sufrido por amor y tenía también complejos.
No lo dudé ni un segundo, pero él siempre tendrá una ristra de chicas detrás para consolarle, mientras que yo, tengo este blog, cierta envidia, y muy mala leche cuando la gente intenta "consolarme" en mis desventuras con su "La belleza está en el interior".

2 comentarios:

  1. claro que la belleza está en el interior! deberías ver mis radiografías!!! :p
    yo también conocí una vez un chico guapísimo y, hablando con él, me di cuenta que no sabía de su belleza. sólo de sus complejos e inseguridades.
    y si nosotras también somos guapísimas pero aun no lo sabemos? creo que es una buena manera de encarar el asunto :D

    ResponderEliminar
  2. Ains... tienes razón, otra vez...

    Ese chico debe de ser una joya ^^ Al menos es guapo y majo, que hay cada uno queeee...

    Besitos ^^

    ResponderEliminar