Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 29 de abril de 2011

Cementerios, porque no todo es el terror en estado puro V: Londres y Nueva York

Cementerio Highgate, Londres


El barrio residencial al norte de Londres es donde se encuentra el cementerio histórico de esta ciudad. El mismo está dividido en la rama Oeste y la Este. La parte Oeste es un museo en sí misma, ya que guarda las tumbas de muchísimos personajes famosos. Lleno de estrechos senderos arbolados y floridos, luce tumbas de distintas épocas que compiten en estilo y ornamentos y donde se puede uno encontrar las lápidas de pintores y escritores ingleses, o de científicos como el físico Michael Faraday, un precursor tan loco como para arriesgar su vida probando que la electricidad corre por la superficie de los cuerpos sólidos, y no por la parte interior.


El sector Este de este precioso cementerio-jardín tiene la tumba de un hombre que cambió la historia del mundo: el alemán Karl Marx, que nació en Trier y murió en Londres en 1883. El ideólogo del marxismo está representado con fuerza por un busto de Laurence Bradshaw hizo en 1956.

Los escritores George Eliot (1818-1880) -seudónimo que escondía a la célebre novelista Mary Anne Evans, admirada por Emily Dickinson y Virginia Woolf-, William Foyle (1885-1963)y William Friese Greene (1855-1921) también están cumpliendo aquí su descanso eterno.
El cementerio de Highgate es también el hogar del famoso vampiro de Highgate, famoso en la década de los 70.

Hay incluso zorros y muchos pájaros. La parte mas antigua del cementerio tiene una gran colección de mausoleos y tumbas victorianas pero solo puede visitarse en grupo con guía. Solo la parte este que combina elementos victorianos y modernos, puede visitarse a nuestro antojo.


Trinity Church en Nueva York





Este cementerio se encuentra en la Avenida Broadway, frente a Wall Street y muy cerca de la zona cero (el lugar donde estaban las Torres Gemelas)junto a su pequeña iglesia gótica de piedra negra y su capilla, que data del siglo XIX.

Fue la primera Iglesia Episcopal de Nueva York, fundada con dineros que otorgara el Rey Guillermo III en 1697 y ayuda extra de William Kidd, un pirata que fue ajusticiado con la horca en Londres en 1701. La iglesia cambió varias veces de estilo arquitectónico, pero el último pertenece al diseño de Richard Upjohn y es de 1846. La iglesia está rodeada por un jardín protegido por una reja. En él hay pequeños árboles sobre una enorme cantidad de lápidas ennegrecidas por el tiempo y empequeñecidas en contraste con las moles de aluminio, cemento y cristal que se alzan a su alrededor, en pleno Distrito Financiero.
A la derecha de la iglesia se encuentran las tumbas de Robert Fulton (el inventor de la máquina a vapor), el editor William Bradford, y de varios personajes influyentes en la historia americana, entre ellos Francis Smith, representante de Nueva York en la firma de la Declaración de la Independencia de los Estados Unidos.

Este terreno, que vale decenas de billones de dólares dada su ubicación estratégica, es el lugar favorito para el almuerzo de los ejecutivos y trabajadores de la zona.

Lo más simbólico y moderno de este cementerio, es una escultura de bronce de 6 metros de altura, del escultor Steve Tobin que representa las raices de un Sicomoro de 100 años que estaba plantado junto a la iglesia. Debido a la caída de los escombros, el árbol fue literalmente arrancado y sus raices cubrieron las tumbas del cementerio. Es un homenaje al árbol que soportó todo el impacto de las explosiones cuando el atentado del 11 de setiembre. Ese árbol milagroso salvó a la capilla de Saint Paul de ser destruida y protegió al cementerio de los desperfectos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario