Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 20 de abril de 2011

Goly Eetessam... mujeres dolidas pero valientes


Mujeres solas, vacías, perdidas... pero que salen adelante. Historias de desamor, de parejas con encuentros y desencuentros pero sin adornos, utilizando el vocabulario para que vaya directo como una flecha al centro mismo del alma, para que no se oculte bajo artificios de falsa poesía, aquí está la verdad, sólo debes atreverte a entrar y leerla, y pedirás más. Con seis poemarios ya, Laberinto© (1998), Catarsis© (1999), Marismas©(2000), Los Malditos© (2002),Memoria de Caricias© (2003) y el último, Realidad Alternativa© (2010), os dejo aquí una selección que ella misma ha hecho. Cuando querais más, no tenéis más que decirlo.

LA PRINCESA MUERTA
Estoy muerta; todas lo estamos.
Ocultas en la oscuridad de las criptas
paseamos y esperamos un amanecer
que no llegará nunca.
Todas las princesas están muertas
y ése es su principal encanto.
Nada puede hacerlas llorar de nuevo
porque los muertos nunca lloran.
Un muerto no siente nada,
aunque transmita una tristeza infinita.
Las princesas con su muerte
pasean sin rumbo
por las frías losas de los cementerios;
el blanco cadavérico de sus almas
enmudecidas de dolor
se asoma impune a sus ojos.
Todas las princesas muertas han muerto de tristeza.
El dolor del mundo las mató

porque no supieron aprender a ser fuertes,
dejar de ser frágiles y dulces,
dejar de ser princesas.
A las princesas muertas las mataron los violadores,
la crueldad de los niños, la maldad de los hombres,
la belleza absurda de los hospitales,
la monotonía de los relojes,
los sueños no conocidos y las pesadillas reales.
A las princesas muertas
las mataron los segundos de espera en los cafés,
el silencio del sofá,
el vacío abismo de la cama conjunta y fría,
lejana y distante;
las despedidas, los andenes,
los atardeceres rojos y violetas,
el peligro constante de las nostalgias.
Las princesas, todas ellas, todas muertas,
buscan entre los amaneceres su amanecer,
entre las historias su historia,
y buscan y no encuentran,
porque al fin y al cabo están muertas.
Por los callejones de las criptas
huyen aterradas las princesas,
huyen de su muerte,
huyen del frío inmenso que las invade
porque la tristeza es la más fría de las muertes.
Las princesas muertas
esperan a la puerta la llegada del caballero que las reviva,
que resucite en ellas el color dulce de la alegría.
Pero los caballeros se perdieron antes de llegar
en un bosque cercano a la cripta
donde rondan descaradas las putas,
tristes princesas exiliadas del reino de nadie,
que cansadas de vivir se matan
contra los cuerpos de los hombres,
caballeros sin princesas.
Mueren,
en eterna y lenta agonía,
mueren todas las princesas.

*************************
Imagen by N. C. Wyeth

Me he cansado de esperarte.
Se han terminado ya los hilos
con que tejo este inarbarcable telar.
No aguanto ni un solo
día
más
Ulises.
Tú en tus océanos retozando
con hermosas Calypsos
y en mis caderas va dejando
el tiempo su transcurrir.
De qué me sirve rechazar
proposiciones
de qué me sirve esperarte
desesperada
si ambos sabemos que tu regreso no servirá.
No somos los de antes.
Da igual que finjamos una inexistente
pasión.
No importa.
El tiempo nos ha vencido.
Y yo me voy.
Me voy para siempre.
No soporto más esta silenciosa espera
este mi cantar de sirenas
que me acosa mientras tú vives el mundo.
Encerrada en cuatro paredes interminables,
mi bienaventurado Ulises,
veo correr mis cabellos hacia las canas
que están por venir.
Me voy, querido, yo también
parto a un viaje en el que ni tú
ni ningún otro
podréis encerrarme.
No me busques.
Tu Penélope.

*****************************

Para mi Ainarita
No existe el texto
ni el intertexto
paradigma tema rema
antihéroe en mundos ficticios
isotopía aplicación lingüística
fonema.
Despareció el canon la metáfora
semiótica avanzada
primer cuatrimestre.
Análisis sociológico la regenta
con notable y da gracias.
Alumbró la realidad parida
de jean dubois
la revelación última del discurso escrito.
Todo lo que has leído es mentira.
Sólo existe la belleza.

*******************************


Has dejado un rastro de sangre
y ahora tu recuerdo me saluda
al pasar por cada una de las calles
de esta maldita ciudad.
No he perdido nada
que no quisiera ver desaparecer.
Tu recuerdo, persistente,
se aferra con fuerza a los recodos
innombrables de mi alma.

**********************************
Verdades
Nunca he soñado una verdad como esta.
Tu cuerpo unido al mío
por la cuerda del silencio.
Un animal enjaulado que agota
sus fuerzas, escasas e inconstantes,
en la barca náufraga de unos ojos
que miran si ver y sin saber
el sentido último de las palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario