Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 26 de marzo de 2011

Diálogo entre amigas III


Le vio caminar hacia la otra, sonriendo, esta vez con el pelo recogido, y antes siquiera de poder esconderse, vio cómo la sostenía la cara con las dos manos y la besaba. A partir de ahí terminaron todos sus problemas.


-¿Y qué hago si tengo ganas de hablar con Diego y de reírnos juntos?
-Pues nada, porque si él verdaderamente estuviera interesado, te buscaría.
-¿Y si no me busca? Porque no se atreva o lo que sea...
-Repetimos... si no te busca, es que no era para ti. Si lo fuera, pasaría de todo y aparecería.
-Creo que aún así voy a preguntarle si está bien y eso...
[...]
Definitivamente no era para mí, estaba de vacaciones con su nueva novia.
-Espera que te relleno la copa de vino... ¿cómo te encuentras?
-Bien, bien, era lo que suponía, sólo quería cerciorarme... pero eso sí, no más hombres en mi vida.
-A ver cuánto te dura la determinación.
-Hasta que me muera.
-¿Quieres que salgamos a cenar?
-No, el frío me hace llorar y los no-desengaños amorosos me quitan el hambre. Prefiero quedarme en casa adelgazando y pillándome un coma etílico, gracias.

4 comentarios:

  1. Genial. Pero eso no me sorprende... No espero menos de ti

    ResponderEliminar
  2. jajajajjajajaj gracias, guapísima, espero que te hayas leído los dos anteriores (esos son de febrero) porque es como una continuación, y sé que estás tan liada que no tienes tiempo de nada.

    ResponderEliminar