Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 6 de junio de 2011

Series que han terminado pero que merecen la pena III

ROSEANNE




Recuerdo ver esta serie en casa con mi madre y con mi hermana cuando era pequeña. La verdad es que no parábamos de reirnos y se hizo, al menos entre mi gente, muy famosa, tanto como para quedarnos con frases suyas (del estilo “Dicen que es la misma pero no es la misma” cuando ellos mismos se rien del cambio de actriz para el mismo personaje de la hija mayor, o los famosísimos capítulos de Halloween).

La serie se centraba en la vida de la familia Conner, una familia de clase baja trabajadora estadounidense que vivía en la ficticia ciudad de Lanford, Illinois, con serias dificultades para llegar a fin de mes con los escasos sueldos de ambos progenitores, Roseanne y Dan. El hecho de representar en una serie por primera vez en Estados Unidos a una familia de clase baja en la que ambos padres trabajaban fuera de casa hizo que destacara entre público y crítica.[2] [3] La serie plasmaba con realismo muchos problemas sociales que no se habían mostrado en las comedias familiares anteriores tocando temas tabú hasta entonces en otras series de máxima audiencia, ya que trataba y bromeaba sobre la pobreza, el alcoholismo, el consumo de drogas, el sexo, la menstruación, los anticonceptivos, el embarazo de los adolescentes, la masturbación, la obesidad, el aborto, los problemas raciales, las clases sociales, la violencia doméstica o la homosexualidad. El programa también destacaba por mostrar ideas feministas como una casa manejada por una mujer, una mujer con sobrepeso que no se preocupaba por su apariencia, relaciones entre personajes femeninos que cooperaban más que competir y mujeres expresándose abiertamente sin consecuencias negativas.


LOS TUDOR




He de reconocer que empecé a ver esta serie porque no tenía nada en se momento y Jonathan Rhys-Meyers siempre me ha perdido (hace nada más y nada menos que el papel de Enrique VIII) sin contar también con Henry Cavill como Charles Brandon . A partir de ahí, caí en las cuatro temporadas (treinta y ocho episodios en total). Eso sí, aviso, hay hechos ocurridos en la serie que difieren de los que verdaderamente ocurrieron y se han tomado muchas libertades con nombres de personajes, relaciones, apariencia física y el año en que ocurrieron algunos hechos.

Los Tudor repasa la vida del Rey Enrique VIII, uno de los más conocidos y polémicos de la historia mundial. El monarca inglés y su corte son los protagonistas de esta serie ambientada en el siglo XVI que repasa sus vidas y los sucesos trascendentes de su reinado.

La serie comienza con Jonathan Rhys Meyers dando vida a un joven y orgulloso Enrique todavía casado con Catalina de Aragón que quiere ver nacer a un heredero masculino. Un hombre poderoso, pasional, sediento de reconocimiento y con variadas aventuras amorosas entre las que se encuentra Ana Bolena. A su lado permanece, otro hombre ambicioso, su consejero y cardenal Thomas Wolsey.

Este drama histórico rodado en Irlanda está construido por Michael Hirst para Showtime, un escritor familiarizado con el género como ha demostrado en películas como Elizabeth.


4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. si te mola lo histórico (aunque sólo sea por el ambiente porque lo de permitirse licencias en su caso es la leche) te la recomiendo. Y Los Borgia, solo que de esta te tendrás que conformar de momento con sólo una temporada.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. nop, es que es ahora cuando ha terminado, y en versión original por lo visto lo están emitiendo en Cuatro. Paciencia, ya sabemos que los adictos a las series lo tenemos un poco chungo a veces.

    ResponderEliminar